Mundo

Cuba pide que Clinton o Trump sigan con deshielo

La principal negociadora de La Habana con Washington, Josefina Vidal, dijo que las relaciones entre ambas naciones deben de mantenerse de manera normal, no importando quién gane las elecciones en la Unión Americana.
Vivián Núnez/Corresponsal
16 mayo 2016 21:54 Última actualización 17 mayo 2016 5:0
Cuba.

Josefina Vidal en conferencia de prensa en La Habana. (El Financiero)

LA HABANA.- Cuba espera que el próximo presidente de Estados Unidos, sea quien sea, mantenga la política actual de “normalización de relaciones” entre los dos países, como “es voluntad de la mayoría” de los cubanos y estadounidenses, dijo Josefina Vidal, la principal negociadora de La Habana con Washington.

Vidal hizo esta afirmación tras explicar a la prensa los resultados de la tercera sesión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos, en la que los dos gobiernos coincidieron en la realización en los próximos meses de visitas de “alto nivel” en las dos direcciones, en busca de eventuales acuerdos en los sectores de Salud y Agricultura.

La delegación estadounidense, que encabezó la consejera del Secretario de Estado, Kristie Kenny, informó por su parte que los dos gobiernos definieron, además pasos específicos relacionados con la seguridad bilateral, durante un diálogo sobre aplicación de la ley” en ambos países. Asimismo se acordó la firma de convenios de carácter técnico en una variada gama de temas que van desde la lucha contra el narcotráfico y el tráfico de personas hasta acciones conjuntas ante un eventual derrame de hidrocarburos en el Golfo de México y el estrecho de Florida.

No obstante, Vidal reconoció que en los ámbitos económico y comercial los progresos se han visto limitados por el mantenimiento del embargo estadounidense y la imposibilidad de que la isla tenga cuentas en bancos de ese país. Mientras estos asuntos complejos no sean resueltos por Washington, las posibilidades reales de comercio “son muy limitadas”, puntualizó Vidal tras afirmar que incluso sigue sin cumplimiento una reciente resolución de la Casa Blanca que oficialmente permite a la isla realizar transacciones internacionales en dólares.