Mundo

Cuba, lista para recibir
al Papa Francisco en histórica visita

El Vaticano pidió levantar cuanto antes el embargo comercial contra La Habana; el Papa Francisco buscará consolidar el acercamiento entre la isla y Estados Unidos. 
Vivian Núñez / Corresponsal
17 septiembre 2015 21:19 Última actualización 18 septiembre 2015 9:18
Papa Francisco, jefe de la Iglesia Católica. (Reuters)

Papa Francisco, jefe de la Iglesia católica, estará de visita en Cuba. (Reuters)

LA HABANA.- Todo se encuentra listo en Cuba para recibir mañana al Papa Francisco en la que será la tercera visita de un pontífice a la isla en los últimos 17 años. Su estancia ocurre en momentos en que el país cambia, sobre todo con las recién restablecidas relaciones diplomáticas con Estados Unidos (EU), a las que mucho contribuyó el obispo de Roma y espera consolidar con su visita a las dos naciones.

Cuando Juan Pablo II viajó a la isla en 1998, luego del derrumbe del campo socialista en Europa, era un desconocido para los cubanos no católicos. De Benedicto XVI, quien llegó en 2012, se sabía poco.

Sin embargo, Francisco “es el más popular de los tres, por sus pronunciamientos, por ser latinoamericano y por su papel en el diálogo entre Cuba y Estados Unidos”, declaró el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana.

La asunción de Francisco se transmitió por la televisión estatal cubana. “Nunca lo olvidaré, fue un 13 de marzo, día de mi cumpleaños, y mis compañeros de la universidad me llamaron para felicitarme también porque ya tenía Papa”, dijo a EL FINANCIERO Joeluis Cerutti, de 23 años, miembro de la Pastoral Juvenil y quien ha hecho mucho para movilizar a los católicos de su generación en el recibimiento a su Santidad.

Él estará entre los cien jóvenes que le darán la bienvenida al Sumo Pontífice en el aeropuerto.

“El mayor desafío de esta visita a Cuba lo tiene el propio Francisco”, declaró Enrique López Oliva, profesor de Historia de la Religión de la Universidad de La Habana, quien consideró que ese reto está dado por ser el primer Papa jesuita y latinoamericano en viajar al primer país que declaró el socialismo en América Latina.

Para el gobierno de Raúl Castro, este viaje será “un acontecimiento histórico”, dijo. El presidente anunció, cuando lo visitó en mayo pasado en El Vaticano, que asistirá a todas las misas de Francisco en Cuba, y también estará presente, el 25 de septiembre, en la intervención del Papa en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York.

El Pontífice oficiará tres misas en Cuba: la primera en La Habana, el día 20; la segunda el 21, en la ciudad de Holguín; y la tercera el 22, en el Santuario de El Cobre, en Santiago de Cuba, asiento de la Virgen de la Caridad, patrona de la isla. Desde esa provincia viajará ese mismo día a Estados Unidos, no sin antes condenar públicamente el embargo contra Cuba.

Ayer la Santa Sede dijo esperar que la restauración de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana se traduzca rápidamente en el fin del bloqueo comercial.

En vísperas del viaje del Papa a los dos otrora enemigos durante la Guerra Fría, el secretario de Estado, cardenal Pietro Parolin, recordó que El Vaticano exhorta desde hace mucho tiempo a levantar las sanciones por considerar que perjudican principalmente a la gente común.

Durante su estancia en Cuba, el Sumo Pontífice se reunirá con religiosos, jóvenes y enfermos. También con el presidente Raúl Castro y su hermano Fidel.