Mundo

Cuba concede permiso a siete disidentes para viajar al extranjero 

Los siete disidentes que recibieron el beneficio fueron convocados al Ministerio del Interior para comunicarles que podían viajar por una vez y luego continuar con sus condenas en libertad condicional, que les impide desplazarse al extranjero.
Reuters
24 febrero 2016 14:46 Última actualización 24 febrero 2016 14:47
El turismo en Cuba repuntará tras su reconciliación con Estados Unidos. (Bloomberg)

El turismo en Cuba repuntará tras su reconciliación con Estados Unidos. (Bloomberg)

LA HABANA.- El gobierno cubano otorgó a siete disidentes que están bajo libertad condicional un permiso por primera y única vez para viajar al extranjero, en un aparente gesto a Estados Unidos previo a la visita que realizará el presidente Barack Obama.

A otros cuatro opositores que están bajo la misma condición no se les concedió el permiso por razones que no están claras hasta ahora, reportaron disidentes.

Críticos en Estados Unidos a la apertura que ha tenido Obama con la isla de gobierno comunista se quejan de que ha recibido poco a cambio tras el restablecimiento en julio de las relaciones diplomáticas con su ex enemigo de la Guerra Fría. Para consolidar la mejora en los lazos, el mandatario visitará Cuba el 21 y 22 de marzo.

El gobierno cubano sostiene que sus opositores son una pequeña minoría que ha perdido legitimidad mediante la aceptación de financiamiento indirecto de Washington.

Los siete disidentes que recibieron el beneficio fueron convocados al Ministerio del Interior para comunicarles que podían viajar por una vez y luego continuar con sus condenas en libertad condicional, que les impide desplazarse al extranjero.

"Parece que esta medida es algo como un regalo que quieren hacerle a Obama, pero en definitiva no es nada concreto pues cuando regresemos volveremos a estar en un limbo legal", dijo Martha Beatriz Roque, una de las que recibió el permiso.

Roque es la única mujer del conocido "Grupo de los 75" sentenciado en una redada del gobierno contra la disidencia en marzo de 2003, llamada "Primavera Negra".

Con la mediación de la Iglesia Católica y el gobierno de España, la mayor parte de ese grupo fue liberada con la condición de viajar a Madrid entre el 2010 y el 2011. Sólo 11 disidentes se negaron a abandonar la isla y cumplen sus sentencias de entre 18 y 25 años fuera de la cárcel.

"Es un pequeño regalito para los siete de cara a la visita de Obama. Los otros cuatro no tenemos ni siquiera ese obsequio del régimen porque siete se portan bien y los otros cuatro nos portamos muy mal", dijo José Daniel Ferrer, líder de la disidente Unión Patriótica de Cuba.

Funcionarios estadounidenses no estaban inmediatamente disponibles para comentar el tema, mientras que el gobierno cubano no suele hacer declaraciones sobre asuntos relacionados con la justicia penal.