En Cuba, todo listo para la asunción de Díaz-Canel
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En Cuba, todo listo para la asunción de Díaz-Canel

COMPARTIR

···

En Cuba, todo listo para la asunción de Díaz-Canel

La isla reafirma el carácter socialista del gobierno, esto en víspera de la salida de Raúl Castro, hermano del exmandatario fallecido Fidel Castro.

Vivian Núñez
16/04/2018
Actualización 17/04/2018 - 4:50
La era de los Castro terminará una vez que se elija al nuevo presidente.

LA HABANA.- La Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) de Cuba adelantó un día la sesión para elegir al presidente que sustituirá a Raúl Castro al frente del gobierno de la isla, con lo que la dinastía Castro dejará el poder tras 59 años.

En un escueto comunicado el gobierno informó que la sesión que debía iniciar el jueves, se adelantará para el miércoles, con el fin de “facilitar el desarrollo de los pasos que requiere una jornada de tal trascendencia”.

El anuncio del adelanto de la sesión parlamentaria coincidió con el 57 aniversario de la declaración del carácter socialista de la Revolución cubana, un aspecto de interés en un país donde el simbolismo acompaña muchos de los actos de gobierno.

Se espera que la primera magistratura recaiga en el actual vicepresidente Miguel Díaz-Canel, un ingeniero de 57 años conocido por su desempeño sencillo y eficiente en su natal provincia de Villa Clara, pero que al saltar al nivel nacional comenzó a mantener un perfil muy bajo.

Raúl, de 86 años, reiteró en varias ocasiones que no aceptará una reelección para el cargo de presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, abriendo paso a una generación más joven en la primera magistratura.

Uno de sus logros fue el acercamiento de su país con Estados Unidos y la apertura de embajadas, durante el gobierno del presidente Barack Obama.

Sin embargo, el triunfo de Donald Trump volvió a poner “hielo” a las relaciones entre Washington y La Habana.

Raúl Castro sucedió a su hermano Fidel enfermo en 2006 de manera interina y en 2008 tomó la presidencia, iniciando una gestión con reformas que abrieron la puerta a una incipiente iniciativa privada, pero que en los últimos meses fue congelada.

Sus reformas incluyeron permisos para el ejercicio del trabajo independiente del Estado en un par de centenares de rubros -algunos muy exitosos como los restaurantes y el alojamiento-, y la ampliación de los subsidios para la construcción de viviendas.