Mundo

Cuatro automotrices frenan producción
en Venezuela

Toyota, Chrysler, Iveco y Ford pararon el ensamble de vehículos ante las dificultades que enfrentan para mantener un tipo de cambio estable que permita realizar nuevos pedidos de materiales a sus proveedores.
Notimex
26 mayo 2014 9:12 Última actualización 26 mayo 2014 10:47
[El sector automotriz ha sido uno de los más beneficiados por el Tratado de Libre Comercio. / Archivo]  

Las siete automotrices privadas agrupadas en la Cámara Automotriz de Venezuela adeudan a sus proveedores o casas matrices 1.8 mil millones de dólares. (Bloomberg/Archivo)

CARACAS, Venezuela.- Las dificultades cambiarias en Venezuela obstaculizan la importación de materiales y componentes utilizados en el ensamblaje de vehículos y algunas plantas continúan paralizadas, informó hoy el dirigente sindical del sector Rubén Peña.

Peña, presidente del Sindicato de Trabajadores Autmotrices (STA) del Estado de Carabobo, dijo que retrasos en el pago de las obligaciones contraídas en el exterior ha determinado la paralización de nuevos envíos para algunas empresas del sector.

Destacó que cuatro de las siete ensambladoras más importantes del país están paralizadas, tras agotar el material de ensamblaje y la imposibilidad de realizar nuevos pedidos a sus proveedores.


“Las plantas que han dejado de producir son Toyota de Venezuela, Iveco, Ford y Chrysler. El resto de las ensambladoras dosifica el escaso inventario que poseen para aplazar una parada forzosa, aunque esa pareciera ser la intención del gobierno”, advirtió.

El dirigente gremial explicó que la paralización en la liquidación de divisas ocurrida a finales de 2013 impidió a las automotrices colocar nuevos pedidos de material de ensamblaje y al agotarse los inventarios se provocaron paralizaciones forzosas.

“La situación es grave, ya que cálculos realizados por empresarios vinculados al sector señalan que las siete automotrices privadas agrupadas en la Cámara Automotriz de Venezuela (Cavenez), adeudan a sus proveedores o casas matrices 1.8 mil millones de dólares”.

Sin embargo, esta situación no pareciera afectar al gobierno nacional, que avanza en su política de la libre importación de vehículos, a través de la estatal Suministros Venezolanos Industriales (Suvinca), la cual está ofreciendo hasta 59 modelos.

“En la página Web de la estatal se ofrecen vehículos cuyos precios oscilan entre 10 mil y 15 mil dólares, pero también carros de lujo, cuyos precios en mercados internacionales varían entre 30 mil y 40 mil dólares”, destacó Peña.

En su opinión, con esta política de libre importación de vehículos el gobierno pretende acabar con las ensambladoras que operan en el país y por esa razón no muestra ningún interés en saldar la deuda que mantiene con la industria automotriz.

Resaltó que en el listado de la estatal Suvinca, una empresa de dudosa reputación, se han inscrito más de 57 mil unidades para la importación, lo que equivale a un 80 por ciento de los vehículos que se ensamblaron en Venezuela durante todo el año 2013.

Peña exhortó al gobierno nacional a revisar esta “nefasta política automotriz” y a derogar el Decreto Presidencial 625 (referido a la adquisición de vehículos),