Mundo

¿Cuáles son las palabras más usadas por Clinton
y Trump en los debates?

Mientras Donald Trump tiende a emplear palabras que reflejan negatividad, Hillary Clinton se refiere a sí misma, según reveló análisis que registró cuáles han sido las expresiones más usadas por los candidatos a la presidencia de Estados Unidos.
Bloomberg
19 octubre 2016 18:55 Última actualización 19 octubre 2016 19:29
trump

(Bloomberg)

Durante los debates para la presidencia de Estados Unidos, mientras Donald Trump usa palabras que generan emociones negativas como “desastre” o “terrible”, para lanzar contraataques, Hillary Clinton registra un notable repunte en ‘palabras-pronombres’, como “yo”, “mío”, mi” y “yo misma”, reveló un análisis de Bloomberg Politics and Quantified Communications hecho a los debates realizados durante las elecciones primarias y la presente campaña electoral.

En cada uno de los debates presidenciales, Trump ha sido más positivo que negativo, Mientras que retrata a los políticos como “estúpidos” y al tratado nuclear con Irán como “desastroso”, ha pasado más tiempo hablando de cómo hará a América “grande” de nuevo y cómo sus planes para el país serán un “tremendo” “éxito”.

No obstante, hay una tendencia: en el debate del pasado domingo, 25 de cada mil palabras pronunciadas por Trump fueron de ‘emociones negativas’, superando así a la cantidad del primer debate (22 por cada mil).

Para ello, investigadores del lenguaje emplearon grupos de enfoque de audiencia y máquinas de aprendizaje automático para identificar miles de palabras y frases con frecuentes connotaciones negativas o positivas.

Combinando las categorías positiva y negativa, Trump fue el más emotivo de los 16 principales precandidatos republicanos y demócratas en los debates de las primarias. Veinte de cada mil palabras que dijo el republicano en ellas fueron negativas y 33 positivas, comparadas con las 17 y 20 respectivamente, usadas por Clinton. En el más reciente debate, el republicano empleó de manera combinada 52 palabras negativas y positivas por cada mil contra las 47 de la demócrata.

Y mientras Trump se vuelve negativo en los momentos más intensos de las confrontaciones, Hillary Clinton se refiere a sí misma. La demócrata usó la palabra “mí” 4.11 por ciento del tiempo que duró el debate, alcanzado sus puntos álgidos cuando saltaba a la confrontación con Trump. En sus prácticas de correo electrónico, ella comenzó con “Todo lo que dijo es absolutamente falso” antes de montar una refutación que llevó la palabra “mi” a 6.11 por ciento.

Si Clinton sigue la senda de ofrecer réplicas personales en lugar de las muy necesitadas conexiones con los votantes, el riesgo es que la ‘auto-defensa’ se convierta en una ‘auto-derrota’. La demócrata manejó la palabra “nosotros” en su discurso de aceptación de la candidatura en la Convención Demócrata, pero las palabras “yo” y “mí” fueron frecuentemente su refugio en los debates de las primarias.

El gran final de este miércoles, el último de los 24 debates presidenciales de este ciclo, se reducirá no sólo a qué candidato puede conseguir un golpe en el otro, sino también para que puedan dejar de golpearse a sí mismos.