Mundo

Crónicas de los sobrevivientes de un desastre natural

Antes del medio día, Nepal y las zonas aledañas vivieron un terremoto que sacudió las entrañas del país asiático. Estas son algunas de las crónicas de los sobrevivientes del desastre natural.
AP
25 abril 2015 15:32 Última actualización 26 abril 2015 16:40
especial Nepal

La economía del país, un estado con 27.8 millones de habitantes, depende mucho del turismo, en especial del senderismo y la escalada en el Himalaya. (AP)

El sismo de magnitud 7.8 que cobró la vida de más de mil personas ocurrió antes del mediodía y se sintió más en la capital nepalí, así como en el Valle de Katmandú, densamente poblado.

Antes del medio día Nepal y las zonas aledañas vivieron un terremoto que sacudió las entrañas del país asiático. Estas son algunas de las crónicas de los sobrevivientes del desastre natural.

Una réplica de magnitud 6.6 sacudió la zona una hora más tarde. Réplicas menores continuaron creando tensión en la región durante horas. Decenas de personas heridas estaban siendo llevadas al hospital principal en el centro de Katmandú.

Pushpa Das, un obrero, salió corriendo de su vivienda cuando sintió el primer sismo, pero una pared colapsó y le lesionó un brazo.

"Me asusté mucho. La tierra se movía... Estoy esperando tratamiento pero el personal (del hospital) está abrumado", dijo, mientras sostenía con cuidado su brazo derecho con la mano izquierda. Mientras hablaba, decenas de personas llegaron con heridas, la mayoría causadas por ladrillos al caer.

El terremoto también remeció varias ciudades del norte de India y se sintió en lugares tan distantes como Lahore, en Pakistán; Lhasa, en el Tíbet y Bangladesh. Tras el terremoto, el aeropuerto internacional de Katmandú fue cerrado.

Aunque la extensión de los daños y la gravedad del desastre aún estaban por determinarse, es probable que el desastre ponga a prueba los recursos de Nepal, conocido sobre todo por el Everest, la montaña más alta del mundo. La economía del país, un estado con 27.8 millones de habitantes, depende mucho del turismo, en especial del senderismo y la escalada en el Himalaya.

Ang Tshering, un veterano guía de montañismo, dijo que una avalancha barrió una cara del Everest después del terremoto. Al menos 30 personas resultaron heridas en la montaña, según las autoridades.

Thsering, de la Asociación de Montañismo de Nepal, dijo que el alud parecía haberse producido entre Khumbu, una escarpada zona de nieve y hielo y el campamento base, donde tienen sus campamentos principales la mayoría de expediciones de alpinistas.

Khumbulund Pedersen, un danés que estaba subiendo el Everest acompañado del escalador belga Jelle Veyt, dijo en su página de Facebook que cuando ocurrió el terremoto estaban en Khumbu, una zona agreste de hielo y nieve colapsada cerca del campamento base a 5 mil metros de altitud (16 mil 500 pies).

Escribió en Facebook que comenzaron a recibir a los heridos, entre ellos una persona con muchas fracturas.

"Fue arrasado por la avalancha y se rompió las dos piernas. Sobre los campamentos que estaban más cerca de donde ocurrió la avalancha, nuestros sherpas creen que mucha gente pudo haber quedado sepultada mientras estaban en sus tiendas de campaña", escribió en inglés.

"Ahora hay un flujo constante de personas que están huyendo del campo base con la esperanza de tener más seguridad más abajo en la montaña".

El empresario Shrish Vaidya estaba con su familia en su casa de dos pisos a las afueras de Katmandú cuando comenzó el sismo.

"Es difícil de describir. La casa se estaba sacudiendo como loca. Salimos corriendo y parecía que la calle ondulaba", dijo a The Associated Press. "No recuerdo haber visto nada así antes, ni siquiera mis padres lo recuerdan".

Tras el terremoto, había bardas caídas, árboles arrancados, el tendido eléctrico por los suelos y enormes grietas en calles y paredes, además de nubes de polvo.

"Nuestra villa prácticamente desapareció. La mayoría de las casas quedaron sepultadas por deslizamiento de tierra o afectadas por el sismo", dijo Vim Tamang, habitante de Manglung, cerca del epicentro. Agregó que la mitad de los habitantes de la villa están muertos o desaparecidos. "No sabemos qué hacer, nos sentimos indefensos", declaró al ser contactado por teléfono.

Khile Sherpa abrió los ojos, la nieve a su alrededor era roja brillante, procedente de la sangre que salía de los cortes en su cuerpo, provocados por la avalancha que se precipitó hasta el campamento base del monte Everest el mediodía del sábado.

Khile fue uno de los 15 primeros sobrevivientes trasladados desde el Everest a Katmandú el domingo, después de que un potente terremoto golpeó Nepal el día anterior, matando a más de 2.460 personas, al menos 17 de ellas en la avalancha que afectó a la cumbre más alta del mundo.

"Fue un sonido monstruoso, como si los demonios hubieran descendido sobre la montaña", dijo Khile a Reuters, con una venda alrededor de su cabeza que le cubría la mitad de su cara.