Mundo

Cristina Kirchner tilda de disparate causa por presunta corrupción

La expresidenta de Argentina fue convocada por el juez federal para declarar sobre un supuesto de un mecanismo de corrupción que favorecía a empresarios cercanos al poder al licitar obras públicas.
Agencias
31 octubre 2016 8:0 Última actualización 31 octubre 2016 12:20
Cristina Fernández de Kichner

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. (Reuters)

BUENOS AIRES.- La expresidenta argentina Cristina Fernández  de Kirchner calificó de maniobra de persecución política a la investigación judicial de la que es objeto por presunta corrupción en la concesión de obras públicas, una de las acusaciones más fuertes en su contra.

Fernández (2007-2015) desestimó la causa en la que dos fiscales la acusaron de supuesto abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público luego de declarar por escrito ante el juez federal Julián Ercolini.

A la salida de la cita judicial Fernández apuntó contra su sucesor, el presidente Mauricio Macri, y sostuvo que es víctima de una "maniobra formidable de persecución" gubernamental "que trata de ocultar el actual desastre económico y social".



 La exmandataria cuestionó a los fiscales y al juez por sospechar que tanto ella como su fallecido marido y antecesor Néstor Kirchner (2003-2007) crearon una "asociación ilícita" para beneficiar al empresario Lázaro Báez, allegado a ambos.

"Es una maniobra a nivel regional... La vemos también en Brasil con (el investigado expresidente Luiz Inácio) Lula Da Silva... y que tiene como objetivo a los que promocionamos procesos de inclusión social", sostuvo Fernández.

A su vez tildó al gobierno de Macri de "asociación ilícita terrorista" por infundir terror con sus medidas económicas y lo acusó de buscar la "proscripción de un movimiento político" en referencia a la corriente peronista que la tiene de referente.

Los fiscales Gerardo Pollicita y Juan Mahiques ampliaron recientemente la acusación contra la expresidenta a partir de nuevas pruebas sobre el supuesto otorgamiento discrecional de obras a Austral Construcciones, la empresa que dirigía Báez en la sureña provincia de Santa Cruz, gobernada por Kirchner antes de ser presidente.

Báez está actualmente detenido acusado de lavado de dinero y otros delitos.

Los fiscales denunciaron una operatoria criminal "por medio de la cual desde el Poder Ejecutivo Nacional y los organismos de la administración estatal... se montó una estructura funcional orientada a la sustracción de fondos públicos por medio de la asignación discrecional de prácticamente el 80 por ciento de las obras viales adjudicadas en la provincia de Santa Cruz, lo que representó contratación del Estado en favor de Lázaro Báez por más de 16 mil millones de pesos (poco más de mil millones de dólares)". Varias de esas obras, como carreteras, nunca fueron terminadas.

Fernández afirmó que está a favor de que la justicia investigue "toda la obra pública", incluida aquella en la que habría sido beneficiado Ángelo Calcaterra, primo del presidente.

Macri afirmó con anterioridad a la indagatoria de Fernández que "los argentinos queremos que no haya más impunidad" y que el gobierno deja actuar a la justicia en forma independiente.

Los fiscales han imputado a otros exfuncionarios de las administraciones de los Kirchner. El magistrado dispone ahora de 10 días para decidir si procesa a Fernández, le dicta la falta de mérito por entender que no hay pruebas suficientes que la involucren o la sobresee.

La exmandataria fue respaldada por miles de simpatizantes y exfuncionarios que se concentraron cerca de la sede judicial, fuertemente custodiada.

"Hemos venido a acompañarla. Creemos que su citación está muy contaminada de intereses políticos cruzados", dijo a The Associated Press Luis D'Elía, titular del Movimiento de Integración Latinoamericana de Expresión Social (MILES), afín a Fernández.

Cuando se retiraba del lugar la exmandataria se bajó de su automóvil al presenciar un pequeño enfrentamiento entre sus simpatizantes y fuerzas de seguridad, tras lo cual procedió a caminar un tramo abriéndose paso entre la multitud.

Fernández fue procesada en mayo por supuestas maniobras irregulares en el mercado de dólar a futuro que causaron perjuicio económico al Estado. Desde entonces, el cerco judicial se fue estrechando en torno a ella en otras pesquisas en las que aparece como sospechosa de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Otros funcionarios de su gobierno, como el exministro de Planificación, Julio De Vido, deberán declarar esta semana ante la justicia por la misma investigación.

Con información de AP y Reuters

Todas las notas MUNDO
¿Quién será el nuevo presidente de Chile?
Le dan ultimátum al presidente de Zimbabue
Dos agencias europeas buscan nueva 'casa' por el Brexit
Argentina detecta llamadas que realizó el submarino desaparecido
Casi 200 países reafirman lucha contra cambio climático, pese a retiro de EU
Argentina pide ayuda internacional para localizar submarino
Exalcalde de Caracas huye de arresto domiciliario; viaja hacia España
EU publica más archivos del FBI sobre asesinato de Kennedy
Muere a los 87 años el 'capo de capos' de la Cosa Nostra
Reportan choque entre avioneta y helicóptero en Reino Unido
Cubanos se desesperan ante prohibición de licencias para trabajo privado
Cumbre climática termina con avances sobre Acuerdo de París
China 'entre la espada y la pared' por Donald Trump y Kim Jong-un
Submarino argentino desaparece con 44 tripulantes
Mandatarios de España y Bélgica se reúnen en crisis catalana
Mugabe reaparece entre rumores de renuncia; arrestan a 3 ministros
Fuerzas iraquíes recapturan última ciudad bajo control de ISIS
Acusan a Maduro de 8 mil asesinatos
Fiscal en Brasil pide embargar bienes a Lula por más de 7 mdd
Incendio deja al menos 20 heridos en hogar para ancianos en Pensilvania
Imágenes muestran que Norcorea trabaja en submarino lanzamisiles
Pentágono apoya renuncia de Trump... por error
Activistas que defienden a inmigrantes quieren a IBM de su lado
Asaltó cuatro bancos, pero su mala ortografía lo delató
Un whisky de 195 mil euros, el botín de un asalto en París