Mundo

Cristina Kirchner acude a los tribunales y evita el traslado policial

La expresidenta  de Argentina se presentó esta mañana en los tribunales en Buenos Aires, para que le tomaran las huellas dactilares en el proceso en el que el juez Claudio Bonadío la acusa de “administración infiel con perjuicio al Estado”.
Notimex
29 noviembre 2016 9:7 Última actualización 29 noviembre 2016 9:33
Cristina Fernández

Cristina Fernández

BUENOS AIRES.- La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, evitó hoy ser trasladada a la fuerza a los tribunales, como la había amenazado un juez, al acudir personalmente a cumplir un trámite en una causa judicial que se sigue en su contra.

Fernández de Kirchner se presentó esta mañana en los tribunales de Comodoro Py, en Buenos Aires, para que le tomaran las huellas dactilares en el marco de un proceso en el que el juez Claudio Bonadío la acusa de “administración infiel con perjuicio al Estado”.

El juez la había citado el viernes pasado, pero la expresidenta no vino a Buenos Aires porque radica en la patagónica provincia de Santa Cruz y pidió postergar la presentación hasta el 1 de diciembre, a lo que el juez se negó.

En una decisión que pareció marcada más por la animadversión que el juez le tiene a Fernández de Kirchner, finalmente reprogramó el citatorio a más tardar para este martes a las 13:00 horas locales y advirtió que si faltaba, sería llevada a la fuerza por un operativo judicial.

Finalmente, la expresidenta viajó anoche desde la Patagonia y, después de acudir a los tribunales, denunció que el juez ni siquiera había estado presente.

También se quejó del operativo que montó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que incluyó 300 gendarmes, 100 policías, 70 prefectos, 15 carros de asalto, cuatro camiones hidrantes y dos cisternas de agua para recarga en caso de que se agoten.

“Me parece que alguno va a tener que cambiar de terapeuta... Y otra, abandonar ciertas costumbres. Esta gente no está nada bien”, escribió Fernández de Kirchner en las redes sociales.

Agregó que, cuando llegó al cuarto piso de los tribunales, le extrañó ver en las oficinas del juzgado sólo a dos o tres empleados, pero pensó que quizá sería por la hora, ya que acudió muy temprano.

“Pregunto por Su Señoría (Bonadío). Nos dicen que todavía no llegó. Ajá. A todo esto, habían pasado las 08:00 hs... Espero un rato hasta que llega el personal encargado de realizar los trámites administrativos”, dijo.

La toma de huellas dactilares, explicó, “como es obvio, la realiza personal de la Policía Federal, que no tarda más de 10 minutos.

Luego informe socioambiental que lo realiza trabajadora social. Demora otros 10 minutos. Eso fue todo”.

Fernández de Kirchner está acusada del delito de “administración infiel con perjuicio al Estado”, ya que Bonadío la consideró responsable de la venta de “dólar a futuro” que fue autorizada el año pasado por el Banco Central.

La entidad financiera, que es estatal y autónoma, vendió por anticipado dólares a un precio oficial, pero el valor de estas divisas se incrementó en diciembre, ante la brusca devaluación decretada por el presidente Mauricio Macri, diferencia que debió pagar el Estado.