Mundo

Crecen rumores sobre renuncia de la presidenta Dilma Rousseff

De acuerdo a Carlos Melo, experto de Insper, escuela de negocios de Sao Paulo, debido a la profundización del escándalo de Petrobras, es posible que la presidenta convoque a elecciones anticipadas.
Agencias
29 julio 2015 1:12 Última actualización 29 julio 2015 5:0
Dilma

A menos de 9 meses de su gobierno ya se especula sobre la posible renuncia de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. (Bloomberg)

BRASILIA.- Junto al anuncio la semana pasada de un recorte en las metas del superávit fiscal, de 1.1 por ciento del PIB a 0.15 por ciento, la profundización del escándalo de Petrobras desató una nueva ola de rumores sobre las posibilidades de que renuncie la presidenta Dilma Rousseff, que asumió hace menos de nueve meses.

Según Carlos Melo, experto de Insper, escuela de negocios de Sao Paulo, es real la probabilidad de que convoque a elecciones anticipadas, pues la mala gestión y el estancamiento político “crecieron hasta algo que es más urgente”.

A principios de año era impensable que la exministra de Energía de 68 años y sucesora de Luiz Inácio Lula da Silva ––él mismo bajo averiguación–– no terminara su segundo periodo en 2018, si bien a sus problemas en la administración pública debe sumar una crisis que relega el despegue de Brasil, considerado casi un hecho hace cinco años, cuando disfrutaba la bonanza de las ventas de materias primas a China, con un crecimiento anual de 7.5 por ciento.

Hoy, cuando la séptima economía global va hacia su peor recesión en 25 años, con la inflación en nueve por ciento, pocos ignoran que la consultoría Eurasia Group aumentó de 20 a 30 las posibilidades de que Rousseff salga antes de lo esperado del Palácio da Alvorada.

Sin embargo, también la semana pasada, la mandataria recalcó a Folha de Sao Paulo que no caerá. “No le apuesten a eso”, añadió.

Con su popularidad en 7.7 por ciento, una clave puede estar en la revisión legislativa de la cuenta pública 2014, ya cuestionada por la contraloría. De ser rechazada, activaría el proceso de destitución en el Congreso.