Mundo

Crece rezago en cortes inmigratorias de EU

12 febrero 2014 4:52 Última actualización 25 marzo 2013 9:16

 [Bloomberg] Más de 300,000 indocumentados aguardan la decisión de un juez para quedarse legalmente en el vecino país del norte. 


 
Roxana González García
 
 
Las expectativas de que este año se alcance una reforma migratoria en Estados Unidos aumentaron el número de casos pendientes en tribunales o cortes de migración, donde más de 300,000 indocumentados, en su mayoría mexicanos, aguardan la decisión de un juez para quedarse legalmente en ese país o ser deportados.
 
 
De acuerdo con un reporte elaborado por la Oficina Ejecutiva de Revisión Migratoria, hasta febrero los tribunales especializados sumaron un total de 325,476 casos pendientes en todo el país, 100,000 más a los registrados en el mismo mes de 2012.
 
 
Entre las causales del rezago, el estudio destaca la falta de jueces que escuchen los casos, la movilidad de las personas, que se mudan de la ciudad o del condado a otros lugares o estados y no lo notifican a las autoridades, por lo que no hay un control de las mismas, y la expectativa de que la aprobación de una reforma migratoria resuelva todos los casos.
 
 
Según el documento, la mayoría de los casos pendientes se archivan y otras veces se realiza el proceso en las cortes sin la presencia del implicado, que a la larga termina en una deportación en ausencia.
 
 
Además, destaca que por la reducción en el presupuesto, la mayoría de los casos pendientes "no tendrán citas ante un juez hasta 2016 o 2017".
 
 
Señala también que "las grandes filas de espera en los procesos migratorios constituyen un arma de doble filo, ya que quienes se han demorado y no los hayan deportado, se podrían beneficiar con la reforma migratoria que está en puerta, si ésta midiera el tiempo de estadía en el país".
 
 
Asimismo, el reporte recomienda a los implicados "notificar cambios de domicilios" u otro similar para que el proceso no se extienda mucho más de lo que normalmente ocurre.
 
 
Indica igualmente que "las nuevas directrices dadas a los jueces de inmigración en el país alientan a reducir los expedientes obstruidos por casos de cierre, algo que puede ocurrir sin el consentimiento de los fiscales".
 
 
Orden
 
 
El documento refiere que este mes, el jefe de la Oficina Ejecutiva para Revisión Migratoria, Brian O'Leary, quien supervisa los tribunales de inmigración, ordenó a los jueces cerrar los casos por su cuenta sin la aprobación de los abogados del gobierno (fiscales), y también aconsejó a los jueces limitar los aplazamientos.
 
 
Al tener "en cuenta el número tan elevado de casos en nuestros tribunales, los jueces deben considerar la posibilidad de utilizar plenamente esa autoridad", dijo O'Leary.
 
 
Al respecto, la abogada Ileana Holguín, experta en el tema, consideró como buena esta medida, sobre todo para los llamados "casos que no tienen prioridad (aquéllos sin récords criminales comprometidos), pues debido a que para las leyes estadounidenses no representan un peligro para la comunidad, se procesarían mucho más rápido.
 
 
Explicó que "son aquellas personas a las que se les comprueba que vinieron al país a trabajar, no a delinquir; esta medida sin duda agilizará los procesos y sería incluida en una reforma migratoria".
 
 
Información prporcionada por El Financiero Diario