Mundo

Costa Rica exporta 900 kilos de aletas de tiburón e ignora protección

Grupos ambientalistas denunciaron a las autoridades de Costa Rica por violar la protección de una especie que el mismo gobierno había promovido al autorizar la exportación de casi una tonelada de aleta de tiburón martillo a Hong Kong.
AP
14 marzo 2015 10:53 Última actualización 14 marzo 2015 10:54
Tiburón Toro, foto Cortesía

[El Financiero visitó el Mar de Cortés para avistar y nadar con el tiburón ballena, el pez más grande del orbe. / Alfredo Peñuelas / El Financiero]

Grupos ambientalistas acusaron a las autoridades de Costa Rica de violar la protección a una especie que el propio gobierno promovió internacionalmente, luego que autorizó la exportación de casi una tonelada de aletas de tiburón martillo en un lapso menor de cuatro meses. El gobierno asegura que esta fue la última exportación que permitirá.

El grupo ambientalista Programa Restauración de Tiburones y Tortugas Marinas (Pretoma) denunció esta semana que el gobierno costarricense autorizó que se exportaran 901 kilos de ese tipo de aleta a Hong Kong, pese a que Costa Rica promovió la inclusión de esta especie en el "Anexo 2" de Convención para el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

La inclusión de las variedades de tiburón martillo "Rosada" y "Cornuda" en el Anexo 2 implica que los países parte del convenio deben realizar un estudio científico para determinar sus poblaciones y el grado de aprovechamiento pesquero a fin de no ponerlas en peligro de extinción.

El presidente de Pretoma, Randall Arauz, dijo a The Associated Press que Costa Rica ha quedado en "vergüenza" internacional, pues dio la autorización luego de haber sido el principal promotor de la protección del tiburón martillo en CITES. Dijo que Costa Rica fue el primer país en pasar por alto la restricción vigente desde el 14 de septiembre de 2014.

Según los documentos presentados por Pretoma, el 24 de diciembre Costa Rica obtuvo un permiso de CITES para exportar 411 kilos de aleta de tiburón martillo, pero en febrero se gestionó una exportación adicional de 490 kilos, que fue rechazada por el Comité Científico de la convención.

Consultado por AP, el ministro de Ambiente de Costa Rica, Edgar Gutiérrez, alegó que el criterio del comité científico de CITES no es vinculante en este caso y que la exportación se autorizó porque las aletas se cortaron antes del inicio de la restricción y no se podían descartar.

Gutiérrez negó que las aletas fuesen obtenidas mediante "aleteo", práctica en la que los pescadores cortan las aletas de tiburón y desechan el resto del cuerpo al mar. El ministro insistió que esta práctica está prohibida y penada con cárcel bajo la ley costarricense.

"Esto entra en vigencia el 14 de septiembre, pero ya había aleta cortada. La pesca de estas dos especies (Cornuda y Rosada) es totalmente incidental. Menos del 5% de la cosecha total de un pescador corresponde a tiburón martillo", aseguró el ministro.

El presidente de Pretoma criticó que la pesca del tiburón martillo se trate como "incidental" y teme que ese argumento sirva para que se continúe con la explotación de una especie que está en peligro de desaparecer.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) "clasificó al tiburón martillo como especie en peligro de extinción, lo que significa que su población se ha reducido 90% en los últimos 20 años. La pesca incidental es una de sus mayores amenazas", afirmó Arauz.

Según los datos de la organización ecologista, la exportación de aletas autorizada por el gobierno costarricense representó la muerte de entre 1.800 y 2.000 tiburones martillo, cuyas aletas secas tienen un valor de exportación que ronda los 200 dólares cada una.

Los ecologistas, quienes ya protagonizaron protestas frente al Ministerio del Ambiente y la Asamblea Legislativa, sostienen que muchos de estos tiburones muertos provienen de aguas en las que se prohíbe pescar, como el parque nacional Isla del Coco.

Al respecto, el ministro Gutiérrez respondió que no es posible saber en dónde fueron pescados los tiburones y alegó que por muchos años el sector pesquero en Costa Rica ha estado abandonado, situación que ha tratado de revertir en los 10 meses que lleva de gestión.

"Estamos zonificando las áreas de pesca y vamos a pedir aparatos satelitales a los pescadores para controlar dónde están trabajando", declaró.

Gutiérrez asegura que esta fue la última exportación que permitirá el gobierno costarricense, pues en adelante la pesca del tiburón martillo requerirá del estudio científico que exige Cites para obtener los permisos.

Todas las notas MUNDO
Reportan varias personas apuñaladas en Finlandia
Trump presume de fronteras seguras en EU tras atentados en España
Erdogan pide a turcos en Alemania que voten contra Merkel
Cuarta persona detenida en relación con atentados en España
Esto es lo que sabemos de los atentados en Barcelona y Cambrils
Ivanka Trump y Jared Kushner se reunieron con aliado de Putin
Estados Unidos defenderá a Japón en caso de ataque de Corea del Norte
Más de 400 muertos por inundaciones en Sierra Leona: Cruz Roja
EU pide a Latinoamérica que se una a coalición contra ISIS
4 muertos tras intento de ataque terrorista al sur de Barcelona
ISIS se atribuye atentado en Barcelona
¿Por qué los CEOs abandonaron los consejos económicos de Trump?
Senador de EU pide investigar bebidas alcohólicas en México
Cierran cárcel venezolana donde murieron 37 personas
Chile rechaza petición de EU de romper lazos con Corea del Norte
Asesor económico seguirá en su cargo pese a diferir con Trump sobre Virginia
Trump se aísla en medio de controversia racial por violencia en Virginia
Cultura de EU se hace "trizas" por remoción de estatuas: Trump
Malala obtiene plaza en la Universidad de Oxford
Tim Cook también se opone a Trump sobre violencia en Virginia
Tribunal de Venezuela ordena capturar a diputado disidente
Corea del Norte cruzaría "línea roja" si pone ojiva nuclear en misil: Moon
Corte envía a activistas de Hong Kong a prisión
Pese a la crisis en Venezuela, Maduro viaja a La Habana
¿Perros azules? Sí existen y su origen es un 'foco rojo' ambiental