Mundo

Corte francesa absuelve
a Strauss-Kahn de cargos por acoso sexual

El exdirector del FMI estaba acusado en Francia de instigar la organización de orgías con prostitutas. La justicia francesa determinó que las 'escapadas sexuales' con prostitutas de Dominique Strauss-Kahn no representaban "proxenetismo agravado".
Reuters
12 junio 2015 11:26 Última actualización 12 junio 2015 11:26
Dominique Strauss-Kahn fue absuelto de cargos por delitos sexuales por una corte francesa

La absolución de Strauss-Kahn pone punto final a un una batalla legal a ambos lados del Atlántico.

LILLE, Francia.- Dominique Strauss-Kahn fue absuelto de cargos por delitos sexuales por una corte francesa que determinó que las escapadas sexuales con prostitutas de un hombre alguna vez visto como potencial candidato a la presidencia de Francia no representaban "proxenetismo agravado".

El veredicto se conoció cuatro años después de las acusaciones de acoso sexual por parte de una camarera de un hotel de Nueva York que terminaron con sus ambiciones políticas y lo forzaron a dimitir como máximo responsable del Fondo Monetario Internacional.

La absolución de Strauss-Kahn por una corte en la ciudad norteña de Lille por cargos de buscar prostitutas -exponiéndolo al riesgo de una sentencia de diez años de cárcel- marcaron el episodio final de una batalla legal a ambos lados del Atlántico.



El hombre de 66 años de edad, que logró un acuerdo financiero con la camarera de Sofitel, Nafissatou Diallo, después de que los fiscales de Nueva York abandonaron los cargos penales en 2011, estaba acusado en Francia de instigar la organización de orgías con prostitutas.

"No se le puede atribuir el papel de instigador", dijo el juez Bernard Lemaire al leer un veredicto en presencia de Strauss-Kahn y otros 13. "Él sólo hizo uso de los servicios sexuales de un grupo".

Strauss-Kahn y sus abogados habían argumentado que él tiene un fuerte apetito por sexo, pero que no tenía conocimiento de que las mujeres con la que estuvo en fiestas y hoteles en París, Lille y Washington, en gran medida mientras ocupaba su poderoso puesto en el FMI, fueran prostitutas.