Correa pedirá a Italia reconsiderar situación de niños ecuatorianos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Correa pedirá a Italia reconsiderar situación de niños ecuatorianos

COMPARTIR

···
Mundo

Correa pedirá a Italia reconsiderar situación de niños ecuatorianos

“Se entendería si hay violencia intrafamiliar, pero estas personas (migrantes ecuatorianos) nos presentaban su preocupación por que se habían iniciado las acciones para retirar a sus hijos ya que papá y mamá están sin trabajo”.

Notimex
26/04/2014

SANTIAGO.- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseveró este sábado que pedirá al gobierno de Italia que reconsidere la situación de los hijos de migrantes ecuatorianos desempleados, los cuales son enviados a hogares de acogida.

“Parece que es bastante extendido este problema de niños que son retirados de la custodia de sus padres y son enviados a hogares de acogida”, señaló Correa en su habitual informe de gobierno desde Génova, Italia, en el marco de una gira de trabajo.

Agregó que “se entendería si hay violencia intrafamiliar, pero estas personas (migrantes ecuatorianos) nos presentaban su preocupación por que se habían iniciado las acciones para retirar a sus hijos ya que papá y mamá están sin trabajo”.

,,

Correa añadió que “si queremos ayudar a niños cuyos padres han perdido el trabajo, en lugar de quitárselo a los padres y pagar 100 euros por día en hogares de acogida en comunidades, mejor démosles los 100 euros diarios a los padres para que puedan mantenerlos”.

Explicó que este tipo de ayuda podría ser por tres o seis meses, hasta que los migrantes ecuatorianos logren encontrar trabajo en Italia.

Precisó, según la estatal Agencia Andes, que su gobierno decidió reforzar el equipo de abogados en la embajada de Ecuador en Italia para dar asistencia jurídica a los ecuatorianos afectados por la medida.

Por otra parte, el presidente ecuatoriano señaló que los dirigentes de la comunidad Sarayaku desafían el estado de derecho al esconder a tres fugitivos de la ley, en alusión a Clever Jiménez, Carlos Figueroa y Fernando Villavicencio.

“Lo que está pasando es gravísimo y es un problema para el país, que la comunidad de Sarayaku, una comunidad altamente politizada, se victimiza al decir que están ‘atentando contra nuestro territorio’ y ahí están escondidos estos tres fugitivos de la justicia”, dijo.

Jiménez, ex asambleísta del movimiento indígena Pachakutik, acusó a Correa por un supuesto delito de lesa humanidad durante la sublevación policial e intento de golpe de estado del 30 de septiembre de 2010 y reconoció que basó algunas de sus afirmaciones en suposiciones.

La demanda fue rechazada y Correa contrademandó a los tres políticos por injurias, tras lo cual la juez de la Corte Nacional de Justicia, Lucy Blacio, falló a favor del mandatario.

Jiménez y Villavicencio están condenados a 18 meses de prisión, mientras que Figueroa a seis meses de cárcel por las injurias vertidas contra el presidente ecuatoriano, además de tener que pagar 140 mil dólares y ofrecer disculpas públicas.Correa añadió que “si queremos ayudar a niños cuyos padres han perdido el trabajo, en lugar de quitárselo a los padres y pagar 100 euros por día en hogares de acogida en comunidades, mejor démosles los 100 euros diarios a los padres para que puedan mantenerlos”.

Explicó que este tipo de ayuda podría ser por tres o seis meses, hasta que los migrantes ecuatorianos logren encontrar trabajo en Italia.

Precisó, según la estatal Agencia Andes, que su gobierno decidió reforzar el equipo de abogados en la embajada de Ecuador en Italia para dar asistencia jurídica a los ecuatorianos afectados por la medida.

Por otra parte, el presidente ecuatoriano señaló que los dirigentes de la comunidad Sarayaku desafían el estado de derecho al esconder a tres fugitivos de la ley, en alusión a Clever Jiménez, Carlos Figueroa y Fernando Villavicencio.

“Lo que está pasando es gravísimo y es un problema para el país, que la comunidad de Sarayaku, una comunidad altamente politizada, se victimiza al decir que están ‘atentando contra nuestro territorio’ y ahí están escondidos estos tres fugitivos de la justicia”, dijo.

Jiménez, ex asambleísta del movimiento indígena Pachakutik, acusó a Correa por un supuesto delito de lesa humanidad durante la sublevación policial e intento de golpe de estado del 30 de septiembre de 2010 y reconoció que basó algunas de sus afirmaciones en suposiciones.

La demanda fue rechazada y Correa contrademandó a los tres políticos por injurias, tras lo cual la juez de la Corte Nacional de Justicia, Lucy Blacio, falló a favor del mandatario.

Jiménez y Villavicencio están condenados a 18 meses de prisión, mientras que Figueroa a seis meses de cárcel por las injurias vertidas contra el presidente ecuatoriano, además de tener que pagar 140 mil dólares y ofrecer disculpas públicas.