Mundo

Coronavirus y gripe aviar podrían convertirse en pandemia: OMS

12 febrero 2014 4:19 Última actualización 13 mayo 2013 13:24

   [Reuters] La OMS aún no está recomendando a la gente que no viaje a Oriente Medio o a China.   


 
AP

Londres.— Dos virus respiratorios en distintas partes del mundo han captado la atención de las autoridades mundiales de salud: un nuevo coronavirus en Oriente Medio y una nueva gripe aviar que se extiende por China.

La semana pasada, el coronavirus relacionado con el síndrome respiratorio agudo severo llegó a Francia, donde un paciente que probablemente se contagió en Dubái infectó a su compañero de cuarto en el hospital. Ahora las autoridades intentan rastrear a todas las personas que formaron parte de un grupo turístico que vacacionó en esa ciudad árabe con el primer paciente, así como a todos los contactos del segundo.

Desde que fue detectado por primera vez el año pasado, 34 personas se han infectado con el nuevo coronavirus y 18 de ellas han muerto. Casi todas tenían algún tipo de vínculo con Oriente Medio.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud dice que no hay razón para pensar que el virus sólo esté activo en esa región del planeta, y recomendó a las autoridades de salud de todo el mundo a que monitoreen muy de cerca cualquier caso respiratorio inusual.

Al mismo tiempo, la nueva cepa de gripe aviar, H7N9, ha estado infectando a la gente en China desde marzo cuando menos. De 131 casos conocidos, 32 personas han muerto.

La OMS, que supervisa ambos virus muy de cerca, dice que los dos tienen la capacidad de provocar una pandemia global si evolucionan a una forma de fácil transmisión entre la gente.

Hasta el momento los científicos desconocen cómo es que el nuevo coronavirus infecta a los seres humanos. Ha habido algunas sugerencias de que está pasando a las personas directamente de camellos o cabras, pero las autoridades también están sopesando otras fuentes, como un contagio común al exponerse a él en el medio ambiente.

El nuevo coronavirus está más relacionado con el virus que afecta a los murciélagos, pero es posible que éstos estén transmitiendo la enfermedad vía otra fuente antes de que los seres humanos se contagien.

En algunas circunstancias, este coronavirus puede pasarse de una persona a otra. Ha habido grupos de gentes afectadas por la enfermedad en Arabia Saudí, Jordania, Gran Bretaña y ahora Francia, donde se ha extendido de persona a persona. La mayoría de los infectados tenían contacto muy cercano, como personas que cuidaban a un familiar enfermo o trabajadores de salud que atendían a pacientes.

No hay evidencia de que el virus se esté extendiendo fácilmente entre la gente y hasta ahora todos los casos de transmisión entre seres humanos han sido limitados.

En cuanto a la gripe aviar H7N9, algunos estudios sugieren que está pasando directamente hacia los seres humanos desde aves de corral en mercados. Los casos han disminuido desde que las autoridades chinas comenzaron a cerrar ese tipo de mercados, pero se desconoce exactamente qué clase de exposición se requiere para que las personas se contagien del virus y muy pocos animales han dado positivo por él.

A diferencia de la H5N1 —la última cepa de gripe aviar en generar temores a nivel internacional_, la nueva no parece enfermar a las aves y podría estar extendiéndose silenciosamente entre las poblaciones avícolas.

La OMS no le está recomendando a la gente que no viaje a Oriente Medio o a China, pero sí está exhortando a la población a que practique buenas medidas de higiene personal como el lavado frecuente de manos.

"Hasta que sepamos cómo y dónde están contrayendo los seres humanos estas dos enfermedades, no podemos controlarlas", dijo Gregory Hartl, portavoz de la OMS, quien no quiso vaticinar cuál es más peligrosa.

"Realmente no queremos jugar el juego de pronosticar qué virus será más letal" de los dos, afirmó.

Por el momento, ambos son preocupantes, ya que se sabe muy poco sobre cómo están infectando a los seres humanos, y los dos parecen provocar enfermedades graves.

"Cualquier virus que pueda desarrollar la capacidad de pasar de un ser humano a otro es de gran preocupación para la OMS", señaló.