Mundo

Corea del Norte y Siria serán prioridad en reunión del G8

12 febrero 2014 5:9 Última actualización 10 abril 2013 14:34

 
Reuters

Naciones occidentales y de Oriente Medio que quieren ayudar a la oposición siria en su guerra contra el presidente Bashar al-Assad se reunirán el 20 de abril en Turquía, dijo un funcionario estadounidense mientras los ministros de Relaciones Exteriores del G8 se reunían en Londres para una cumbre.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, estará en la reunión de los denominados "amigos de Siria" en Estambul, dijo el miércoles el funcionario, quien habló con los periodistas bajo condición de anonimato.

Las conversaciones del G8, que tendrán lugar en Londres entre miércoles y jueves, también serán la primera oportunidad para que los ministros discutan cara a cara el fracaso de la reunión de la semana pasada con Irán por su programa nuclear.

En la reunión del G8 -Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Japón, Canadá y Rusia- también se discutirán las amenazas de Corea del Norte.

Se espera que Gran Bretaña pida más ayuda para la oposición siria, pero no hay señales de grandes cambios en la política al respecto.

El miércoles, representantes de la oposición siria dijeron que necesitan más asistencia humanitaria y Kerry habló de la importancia de que los opositores se organicen mejor, informó un alto funcionario estadounidense.
[
El secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, dijo en un comunicado tras las conversaciones que Gran Bretaña estaba comprometida a encontrar una solución política a la crisis.

Durante una reunión de más de una hora con el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergei Lavrov, otro funcionario estadounidense dijo que no había señales de un cambio de postura de Moscú sobre Siria.

"Realmente no sonó como que hubieran cambiado mucho su posición", sostuvo la fuente, quien agregó que la conversación entre Kerry y Lavrov sobre Siria fue relativamente corta.

La radicalización de elementos de la dividida oposición moderó el entusiasmo de algunos países occidentales respecto a dar ayuda militar a los rebeldes.

La rama iraquí de la red Al Qaeda dijo que se había unido con el grupo sirio Frente al-Nusra.

Se espera que Francia y Gran Bretaña vuelvan a presionar para cambiar o levantar un embargo de armas a Siria para apoyar a los rebeldes y colaborar para el fin de un conflicto en el que ya habrían muerto unas 70,000 personas y desplazado a millones.