Conmemoran 60 años de la Revolución Cubana
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Conmemoran 60 años de la Revolución Cubana

COMPARTIR

···

Conmemoran 60 años de la Revolución Cubana

El mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, dio un mensaje, en el que resaltó la importancia de la situación económica para su gobierno.

Vivian Núñez
01/01/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La revolución cubana cumplió este martes 60 años urgida de un despegue económico que se le resiste desde hace décadas y en medio de un reordenamiento institucional que le dé más margen de maniobra a la nueva generación que la encabeza.

Con un presidente de 58 años que no forma parte de la llamada 'generación histórica' y con transformaciones económicas que la vida impuso antes de que constitucionalmente se refrendaran, el país sigue marcando hitos mundiales en áreas esenciales como la salud y la educación, mientras que a lo interno, la escasez cíclica y los salarios insuficientes en el mayoritario sector estatal caracterizan un difícil día a día.

“La batalla económica sigue siendo la tarea fundamental y también la más compleja. Es esa la tarea que más exige hoy de todos nosotros, porque es de la que más espera nuestro pueblo”, dijo el presidente Miguel Díaz-Canel poco antes de que se conociera que el Producto Interno Bruto (PIB) alcanzó en el 2018 un discreto 1.1 por ciento, inferior al 2 por ciento planificado.

Impagos a proveedores extranjeros que han puesto en crisis la producción de alimentos esenciales como el pan, disminución en las exportaciones, falta de liquidez, inversiones extranjeras insuficientes y un sector turístico –la locomotora de la economía nacional- que creció por debajo de lo esperado son algunos de los elementos que condicionaron ese PIB.

A ello se suma la entrada en vigor de nuevas regulaciones para el trabajo privado, que en el caso del transporte público provocaron una disminución considerable de taxis no estatales, disparando el malestar de muchos.

El primer gran acontecimiento del 2019 en Cuba será el referendo al que será sometida la nueva Constitución, el 24 de febrero, luego de que desde abril y hasta diciembre se redactara y se sometiera a debate en el parlamento y en consultas públicas a la que asistieron casi nueve millones de cubanos.

La Carta Magna incluye a la propiedad privada, al mercado y a la inversión extranjera como elementos necesarios de la economía nacional, aunque destaca como esencial a la empresa estatal socialista y mantiene al Partido Comunista de Cuba –único- como fuerza política dirigente del país.

El reconocimiento al matrimonio gay que aparecía en el proyecto original fue reemplazado por una formulación más general, dejando el tema para el Código de Familia, luego de que más del 20 por ciento de los planteamientos hechos en los debates se opusieran a esa formulación.

Tampoco se incluyó en la nueva Constitución un cambio en la elección del presidente, que se mantiene de segundo grado, por el parlamento, y no de forma directa, como pidieron más de 12 mil personas.

En 2018 los cubanos vivieron avances en la informatización de la sociedad y, con años de atraso en relación con buena parte del resto del mundo, ya tienen acceso a internet desde sus teléfonos móviles.

El propio presidente y después los integrantes de su gabinete abrieron cuentas en twitter, los ministros fueron a la televisión –en práctica inédita aquí- para explicar decisiones y anular otras, mientras que se habla de un gobierno electrónico que acercaría su gestión a los ciudadanos.

Y en este contexto, todo parece indicar que el gobierno de Donald Trump continuará recrudeciendo la hostilidad hacia la isla, dejando detrás la distensión abierta por Barack Obama y a pesar de las presiones, sobre todo en el campo comercial, que ejercen diversos sectores dentro de Estados Unidos.