Mundo

Congreso republicano, nuevo reto para Obama

A partir del próximo sábado, los demócratas tendrán la minoría más exigua en las cámaras desde 1929-1930 en el Congreso estadounidense.
Gabriel Moyssen
30 diciembre 2014 20:37 Última actualización 31 diciembre 2014 5:0
Obama

El presidente Obama enfrentará a un Congreso de oposición. (AP)

El sábado los republicanos asumirán el mando de la Cámara de Representantes y del Senado al inaugurar la 114 Legislatura en Estados Unidos, que les brindará la oportunidad de promover su agenda y bloquear al presidente Barack Obama en los últimos dos años de su gobierno, si bien luego del revés demócrata en los comicios intermedios del 4 de noviembre el mandatario se adelantó con acciones ejecutivas en inmigración y las relaciones con Cuba, que le han permitido mantener la iniciativa política.

Los demócratas, no obstante, tendrán la minoría más débil en la Cámara baja desde 1929-1930, previo a la Gran Depresión, frente a una mayoría republicana compuesta por 247 diputados federales (de 435 en total). En el Senado el panorama es similar, pues el “Gran Viejo Partido” (GOP) disfrutará de 54 escaños sobre cien, posición que tampoco se repetía desde la 71 Legislatura citada. Por si fuera poco, controla 56 por ciento de los congresos estatales, la cifra más elevada que se recuerde a partir de 1920 y 31 de las 50 gubernaturas.

“La última vez que el GOP claramente tuvo tanto poder fue a principios de los veinte, cuando dominaba más de 70 por ciento de las gubernaturas, 69 por ciento de la Cámara baja y más de 60 por ciento de la alta”, destacó el analista Aaron Blake en The Washington Post.

Ante este panorama, que habla de un cambio ideológico por encima de tendencias coyunturales, apunta Noah Rothman en Hot Air, se confirmaría que el GOP se ha vuelto un partido más conservador desde inicios de siglo, pero al mismo tiempo el demócrata acentuó su liberalismo. Sostiene: “los demócratas sufrieron dos desastrosas elecciones intermedias en 2012-14 no porque se excedieran en sus objetivos o porque los republicanos evitaran cometer errores, ya que lo hicieron a menudo. Las sufrieron porque el electorado tradicional de las intermedias, viejo y blanco, les dio la espalda”.

La recomposición de fuerzas también se registra con miras a la carrera por la presidencia en 2016, en la que se perfilan Hillary Clinton y Jeb Bush, éste último exmandatario de Florida y miembro de la dinastía que ya instaló dos inquilinos en la Casa Blanca desde 1989.

La lucha por la aprobación del presupuesto federal para 2015, que se resolvió a horas de que cerrara el gobierno por segunda ocasión en 15 meses, adelantó lo que será el juego en Washington, donde Obama evitará convertirse en un presidente lame duck (sin poder), que no podrá recurrir constantemente a sus facultades ejecutivas, como lo hizo en noviembre para cesar las deportaciones de indocumentados por tres años, desatando la furia del GOP.

PUGNA PRESUPUESTARIA

El presupuesto por 1.1 billones de dólares aprobado el 11 de diciembre, por lo pronto, no incluye recursos para el Departamento de Seguridad de la Patria, a cargo de instrumentar la nueva estrategia migratoria, más allá del 27 de febrero, lo que sienta el escenario para una de las primeras batallas entre el Capitolio y la Casa Blanca.

De acuerdo con John Burke, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Vermont, Obama se encuentra en la misma situación de Ronald Reagan, William Clinton y George W. Bush, los últimos tres presidentes de dos términos que pasaron sus dos años finales en la Avenida Pennsylvania con un Congreso hostil.

Usualmente ese periodo es el menos productivo, ya que la atención se enfoca en la lucha por la Casa Blanca. Sin embargo, esa misma lucha obligaría al GOP a probar que puede ser algo más que el “partido del no” y Mitch McConnell, líder entrante del Senado, enfatizó que espera trabajar con el Ejecutivo en una reforma fiscal que ayude a los pequeños negocios.

Pese a ello, las prioridades republicanas apuntan hacia un choque, ya que incluirían proyectos de ley para socavar la reforma del seguro médico y las medidas migratorias que el presidente puede vetar. También rechazarían la designación de Loretta Lynch como procuradora general en reemplazo de Eric Holder y modificarían las reglas contra el bloqueo (filibuster) en el Senado, expuso Burke.

el_gop_pinta_a_eu_de_rojo
Todas las notas MUNDO
Conoce cómo va el ‘Trump Team’ para 2017
Además de Trump, éstos han sido los Personajes del Año de la revista Time
Renzi oficializa su renuncia
Trump elige a un "viejo amigo" de China como embajador en Pekín
Legisladores de EU se apartan del muro físico de Trump
Trump nominaría a John Kelly como jefe de Seguridad Nacional
Avión se estrella en norte de Pakistán; recuperan 36 cuerpos
Time nombra a Trump como el Personaje del Año
Discriminación contra los latinos en EU va en aumento, según estudio
Suman 100 muertos por sismo en Indonesia
Toma de posesión de Trump podría retrasarse por recuento
China y Trump empiezan relación con el pie izquierdo
500 inmigrantes fueron liberados en Texas
Trump quiere cancelar nuevo avión presidencial construido por Boeing
Maduro y Putin conversaron vía telefónica sobre mercado petrolero
Gerente de la aerolínea donde viajó Chapecoense fue detenido
¿Edificios de Trump podrían ser blanco de ataques terroristas?
Llegada de Trump no cambiará el compromiso 'inquebrantable' con la OTAN, asegura Kerry
Amor en los tiempos de Donald Trump
Senado de Brasil desafía orden judicial para cesar a su presidente
Oposición venezolana congela diálogo para exigir salida electoral
Angela Merkel busca cuarto mandato como canciller de Alemania
Cazeneuve es nombrado primer ministro de Francia tras dimisión de Valls
Abe no pedirá perdón en Pearl Harbor, anuncia gobierno
Robots, la verdadera amenaza para empleos de Trump y China