Mundo

Conferencia ballenera analiza interés de Japón y cazar con fines científicos

Reunión de Comisión Ballenera Internacional prevé un intenso debate por la intención de Japón de reanudar la caza de ballenas a pesar del fallo en contra del tribunal supremo de la ONU; Nueva Zelanda impulsa proyecto que garantizaría no se expidan "permisos ilegales para la cacería científica".
Reuters
15 septiembre 2014 10:1 Última actualización 15 septiembre 2014 10:2
Ballenas

Japón insistirá en cazar ballenas con "fines cientifícos", por lo que la reunión de la Comisión Ballenera Internacional debatirá sobre ello. (Archivo/Reuters)

PORTOROZ. Las naciones a favor y en contra de la caza de las ballenas, que a partir del lunes se reúnen en una conferencia internacional, se enfrentarán en torno a las intenciones de Japón de reanudar la caza en el Antártico el año próximo pese a un fallo del tribunal supremo de Naciones Unidas.

Los controversiales planes japoneses de "expediciones balleneras científicas" que podrían conducir a la matanza de cientos de los cetáceos, encabezarán el temario en la reunión de cuatro días de la Comisión Ballenera Internacional reunida en Portoroz, en Eslovenia.

La caza de ballenas para propósitos científicos está exceptuada de la prohibición internacional de 1986 a la cacería comercial y Japón dice que efectuará cacerías adicionales sobre esa base, pero el Tribunal Internacional de Justicia dictaminó en marzo que el programa japonés no era científico, ya que producía pocas investigaciones y no explicaba por qué necesitaba matar tantas ballenas.

La aprobación de la CBI no es obligatoria, pero todo intento japonés de reanudar la cacería en el Antártico después de una pausa de un año probablemente enfrentará un escrutinio intenso.

Se anticipa que Japón explicará un plan que se compromete a cazar menos ballenas y a especificar el tipo de ballenas que pretende cazar. Los casi 90 miembros de la CBI están divididos a favor o en contra de la cacería. Australia encabeza la oposición a lo que considera la cacería de ballenas para propósitos comerciales: la obtención de carne comestible y aceite.

Nueva Zelanda planea presentar un proyecto de resolución que afirmará el fallo del tribunal de la ONU y garantizará que no se expidan "permisos ilegales para la cacería científica" de ballenas. El fondo Internacional de Bienestar Animal instó a que los países antiballeneros apoyen la resolución.