Mundo

Condena a muerte para asesino de Fort Hood

10 febrero 2014 5:2 Última actualización 29 agosto 2013 15:34

[Reuters] 


 
Agencias
 
Una corte militar sentenció a muerte al mayor Nidal Hasan, expsiquiatra del Ejército de Estados Unidos, por haber matado a 13 soldados en la base militar Fort Hood (Texas) en 2009, brindándole lo que él consideró será el martirio que anhelaba y que aparentemente motivó el ataque a sus camaradas desarmados.
 
Hasan, un musulmán nacido en la Unión Americana, nunca negó ser culpable y ha dicho que actuó motivado por el deseo de proteger a los insurgentes musulmanes que luchan en el extranjero de la agresión estadounidense.
 
En sus alegatos iniciales, reconoció ante el jurado que jaló el gatillo en una atestada sala de espera donde los efectivos se sometían a sus últimos exámenes médicos antes de partir a Irak y Afganistán. Trece murieron y 32 más resultaron heridos en el ataque.
 
El mismo jurado que lo declaró culpable la semana pasada de los 45 cargos que pesaban sobre él, por lo que fue el mayor ataque mortal en una base militar en la historia de Estados Unidos, tenía sólo dos opciones: acordar de manera unánime que debería morir o darle al siquiatra militar de 42 años una cadena perpetua automática sin posibilidad de libertad condicional.
 
Una sola opinión disidente habría liberado a Hasan de la pena de muerte.
 
El acusado no evidenció reacción alguna cuando se leyó el veredicto, y fijó la mirada primero en la presidenta del jurado y después en el juez. Oficiales dijeron que será llevado de vuelta a la cárcel del condado y después lo transportarán en el primer vuelo militar disponible a la prisión militar de Fort Leavenworth en Kansas.
 
Hasan sería el primer soldado estadounidense ejecutado en más de medio siglo. Pero debido a que el sistema de justicia militar establece un largo proceso de apelaciones, podrían pasar años e incluso décadas antes de que se ejecute la sentencia.
 
Cinco soldados más se encuentran en el corredor de la muerte de la prisión de Fort Leavenworth, pero hasta el momento, sin fecha de ejecución.
 
El fiscal principal aseguró a los jurados que Nadal Hasan “nunca será un mártir” a pesar de su intento por vincular el ataque a la religión.
 
“Es un criminal. Es un asesino a sangre fría”, dijo el coronel Mike Mulligan en su última solicitud de una inusual pena de muerte militar. “Este no es su regalo a Dios. Es su deuda a esta sociedad. Este es el costo de su conducta asesina”, agregó.