Mundo

Comisión Especial vota hoy si hay pruebas contra Dilma

El juicio político a Dilma Rousseff seguirá adelante si es apoyado por la mayoría simple en la Comisión Especial pero solo será remitido al Senado con el apoyo de la mayoría calificada de dos tercios (342 de 513 votos) en el plenario de la Cámara Baja.
Agencias
10 abril 2016 19:55 Última actualización 11 abril 2016 5:0
Rousseff enfrentará dos votaciones esta semana. (Reuters)

Rousseff enfrentará dos votaciones esta semana. (Reuters)

BRASILIA.- La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, enfrentará está semana una verdadera prueba de fuego, con dos votaciones decisivas, en su esfuerzo por impedir que el Congreso le abra un juicio político para su destitución.

El gobierno y la oposición buscan apoyos de cara a la votación de este lunes en la Comisión Especial de 65 diputados, creada por el Congreso para definir si existen méritos jurídicos para el “impeachment” contra Rousseff, por la presunta manipulación de cuentas públicas.

Hasta la explanada de los ministerios en Brasilia fueron llevadas vallas para separar a adversarios y partidarios de la destitución de la mandataria, cuando la Cámara de Diputados se pronuncie.

Como ambas partes dan por hecho que la apertura del juicio será apoyada por la Comisión Especial, las negociaciones tienen como fondo la votación inicialmente prevista para el próximo viernes, que puede prolongarse hasta el domingo, en que el plenario de la Cámara de Diputados se pronunciará sobre el juicio contra la presidenta.

El proceso seguirá adelante si es apoyado por la mayoría simple en la Comisión Especial pero solo será remitido al Senado con el apoyo de la mayoría calificada de dos tercios (342 de 513 votos) en el plenario de la Cámara Baja.

Es decir, que la jefe de Estado necesita que 172 legisladores voten contra la apertura del juicio político, se abstengan o se ausenten el día de la votación para obligar a la dirección de la Cámara de Diputados a archivar el proceso.

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que su cargo como ministro no ha sido ratificado, comanda las negociaciones.