Mundo

Colapsa servicio del Metro y renuncia director... en Chile

El servicio de trenes subterráneos en Santiago colapsó este viernes debido a un corte de energía en cables de alto voltaje que llevó al cierre de unas 70 estaciones, lo que afectó a unos 300 mil usuarios; el director de la empresa estatal presentó su renuncia, la cual fue aceptada por la presidenta chilena.
Reuters
14 noviembre 2014 21:18 Última actualización 14 noviembre 2014 21:18
Etiquetas
El Metro de Santiago de Chile resultó afectado por una falla. (Tomada de www.flickr.com/photos/metrodesantiagochile)

El Metro de Santiago de Chile resultó afectado por una falla. (Tomada de www.flickr.com/photos/metrodesantiagochile)

SANTIAGO.- El transporte público en la capital chilena sufrió el viernes uno de sus peores traspiés por una caída de la red de trenes subterráneos, que saturó el sistema de autobuses y forzó la renuncia del presidente de la empresa estatal Metro.

La suspensión del servicio, qué obligó al Gobierno a adoptar medidas de contingencia y a pedir disculpas, se produjo tras un corte de energía en cables de alto voltaje que generó un "efecto dominó" y llevó al cierre de unas 70 estaciones.

"Esta tarde el presidente del Metro, Aldo González, ha decidido presentar su renuncia", anunció por la noche el portavoz de Gobierno, Álvaro Elizalde.

Cerca de 300 mil usuarios se vieron afectados por el colapso del Metro. En la tarde del viernes aún seguían cerradas una veintena de estaciones y se esperaba que el servicio retornara a la normalidad durante la mañana del sábado.

"No es una situación normal y quisiera pedir disculpas a los usuarios y decir que estamos haciendo todo lo posible para superar esta contingencia lo antes posible", dijo más temprano el ministro de Transporte, Andrés Gómez-Lobo, tras una reunión de emergencia convocada por la presidenta chilena, Michelle Bachelet.

La mandataria mostró su preocupación porque en menos tres meses el Metro presentó nuevamente una falla sistémica, la quinta en el último año. Por ello, ordenó que se adopte un plan especial para los miles de santiaguinos que retornaban a sus hogares la tarde del viernes.

Entre las medidas de contingencia, el Gobierno dispuso de 300 autobuses para reforzar el servicio de transporte y pidió a las empresas e instituciones públicas flexibilizar el horario de salida de sus trabajadores.

El Metro es uno de los ejes del Transantiago, un proyecto de transporte público que partió en el primer Gobierno de Bachelet (del 2006 al 2010) y en el que también juegan un rol clave los autobuses que alimentan con pasajeros al tren subterráneo en la capital.