Mundo

Coche bomba mata a 3 soldados en el Líbano

El ataque cerca de la localidad fronteriza de Arsal ocurrió después que fuerzas leales al presidente sirio Bashar Assad expulsaron a rebeldes de dos pequeños poblados sirios muy cerca al otro lado de la frontera.
Associated Press
29 marzo 2014 17:29 Última actualización 29 marzo 2014 17:29
soldados en el Líbano

soldados en el Líbano

BEIRUT.- Un atacante suicida en un carro lleno de explosivos detonó el vehículo en un punto de control del ejército libanés cerca de la frontera con Siria, con un saldo de tres soldados muertos, informaron las fuerzas armadas libanesas.

El ataque cerca de la localidad fronteriza de Arsal ocurrió después que fuerzas leales al presidente sirio Bashar Assad expulsaron a rebeldes de dos pequeños poblados sirios muy cerca al otro lado de la frontera, lo que pone de manifiesto el punto al que la guerra civil siria ha llegado al Líbano, lo que ha encendido las tensiones sectarias entre extremistas suníes en el Líbano y los chiíes, y ha involucrado también a los militares.

Los extremistas suníes han acusado a los militares libaneses de parcializarse a favor de sus rivales, el grupo chií Jezbolá, cuyos combatientes luchan junto a las fuerzas de Assad en Siria.

El coche bomba mató a tres soldados e hirió a cuatro, indicó un comunicado militar. Varios helicópteros militares se apresuraban a rescatar a los heridos en la zona montañosa, agregó el comunicado militar.

La Brigada de los Suníes Libres de Baalbek, un grupo extremista suní, se atribuyó la responsabilidad por el atentado.

El grupo dijo que el ataque fue una "operación heroica contra el ejército cruzado en Arsal", en un mensaje en Twitter, y agregó que tuvo por objetivo vengar la muerte de un sospechoso de ser militante a manos del ejército durante un registro el jueves, y por la participación de Jezbolá en el conflicto sirio.

El grupo chií "no debe pensar que no será castigado por matar inocentes en Siria", indicó un mensaje. "Mientras los suníes en el Líbano sean objeto de ataques, les aseguramos que responderemos", expresó otro.

El sábado la oficial Agencia Nacional de Noticias del Líbano dijo que unos 700 sirios habían huido de los combates a la cercana localidad de Arsal.

Soldados libaneses estaban verificando las tarjetas de identidad de las personas para asegurar que no hubiera ningún combatiente entre ellas, informó.

Un activista en una zona cercana dijo que los rebeldes esperaban que fuerzas leales a Assad trataran de tomar entonces el poblado de Rankous, lo que permitiría al gobierno "cortar completamente los suministros del Líbano a Qalamoun".

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que para el sábado por la noche las fuerzas del gobierno estaban atacando las afueras de Rankous.