Mundo

Coche bomba de ISIS deja al menos 12 muertos en Bagdad

El coche cargado de explosivos estaba en un estacionamiento del vecindario de mayoría chií de Karradah, cerca de un hospital y tiendas. Más de 28 personas resultaron heridas y unos 15 autos sufrieron daños.
AP
06 septiembre 2016 6:18 Última actualización 06 septiembre 2016 10:38
Bagdad, Irak

El ataque dejó 12 personas muertas. (Reuters)

BAGDAD.- Al menos 12 personas fallecieron por la explosión de un coche bomba en una concurrida zona comercial del centro de Bagdad, dijeron funcionarios iraquíes.

Poco después del ataque, el grupo extremista ISIS reivindicó su autoría en un comunicado publicado en internet.

El coche cargado de explosivos estaba en un estacionamiento del vecindario de mayoría chií de Karradah, cerca de un hospital y tiendas, explicó un agente de policía. Más de 28 personas resultaron heridas y unos 15 autos sufrieron daños, agregó.

Un responsable sanitario confirmó la cifra de víctimas mortales. Ambos funcionarios hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hacer pública la información.

A primera hora de la mañana de este martes, familiares y amigos celebraron una procesión funeraria por los fallecidos, con los féretros cubiertos con banderas iraquíes.

ISIS apuntó en un comunicado que el atentado suicida estaba dirigido contra ciudadanos chiitas.

Karradah es una importante zona comercial de la capital. Sus calles están llenas de tiendas de ropa y joyas, restaurantes y cafeterías. La zona suele estar muy concurrida, especialmente antes del feriado musulmán de la próxima semana, el Eid al-Adha o Fiesta del Sacrificio, que marca el final del haj, la peregrinación anual a La Meca.

En julio, un atentado reclamado por ISIS mató a casi 300 personas en Karradah durante los preparativos del feriado Eid al-Fitr, que celebra el final del mes del ayuno, el Ramadán. La tragedia de Karradah sumó presión contra el gobierno de Irak para mejorar la seguridad en la capital y controlar la corrupción.

El ataque del lunes se produce casi dos semanas después de la reapertura de partes bloqueadas de Karradah, donde tuvo lugar el ataque de julio, en un intento por devolver la normalidad al distrito.

>