Mundo

3 claves de por qué los millennials no lograron darle el triunfo a Clinton

En los libros de historia no dirá que los millennials fueron parte del grupo que hizo presidente a Donald Trump. Sin embargo no pudieron inclinar la balanza por la demócrata.
Bloomberg
10 noviembre 2016 10:30 Última actualización 10 noviembre 2016 10:33
millenials

(Bloomberg)

Los libros de historia no contarán a los millennials como parte de la coalición que ha provocado que el presidente Donald Trump tomara posesión, ya que la mayoría de votantes jóvenes se decantaban por Hillary Clinton.

Pero, en un desvío de los anteriores patrones de voto, los jóvenes millennials también eran partidarios de candidatos de terceros partidos este año (casi uno de cada 10 ha votado por Jill Stein o Gary Johnson o ha apuntado a su propio candidato).

Aquí hay tres formas de analizar las cifras, basadas en un análisis de los sondeos a pie de urna del Center for Information & Research on Civic Learning & Engagement.

1. Los demócratas capitalizaron el voto millennial, menos entre los blancos.

Entre la parte más joven de la generación millennial, entre los 18 y los 29 años, Trump ha conseguido un 37 por ciento del voto, frente al 55 por ciento de Clinton.

Los millennials de color eran considerablemente más proclives a apoyar a Clinton que a Trump, descubrió Circle, mientras que los votantes blancos jóvenes daban más apoyo al ganador.

Trump logró un 48 por ciento del voto blanco en el grupo de edad entre los 18 y los 29 años, mientras que Clinton consiguió solo un 43 por ciento. Sin embargo, los republicanos obtuvieron malos números entre el voto joven, en general.

Las elecciones tuvieron la participación más baja entre los votantes más jóvenes de un candidato del partido republicano desde 1972.

2. El surgimiento de votantes jóvenes para los terceros partidos

Todos los millennials, menos los mayores, eran demasiado jóvenes para votar en 2000, la última vez que un candidato de un tercer partido desempeñó un papel relevante en los resultados.

Un ocho por ciento de los censados entre 18 y 29 años han votado a una persona distinta a los candidatos de los dos partidos mayoritarios, comparado con apenas un 3 por ciento en 2012.

"El porcentaje de jóvenes que apoyaban a la candidata demócrata era más bajo que en las dos elecciones del presidente Obama, y más próximo al nivel alcanzado por Bill Clinton en su exitosa campaña de 1996", según Circle.

Los jóvenes millennials estaban algo menos dispuestos a votar a la candidata demócrata que en 2012, cuando el presidente Obama logró el 60 por ciento de sus votos frente al 37 por ciento de Mitt Romney.

El mismo número de millennials, un 19 por ciento, votó en 2016 y en 2012.

3. No hay suficientes millennials votando en los estados indecisos

Los estados más batallados notaron el impacto de los milennials inclinados hacia los demócratas, pero no fue suficiente para alterar los resultados de Clinton.

En Florida, por ejemplo, Clinton logró un 57 por ciento del voto entre 18 y 29 años, en comparación con el 35 por ciento de Trump.

En Carolina del Norte, Clinton consiguió un 60 por ciento de este voto, en comparación con el 36 por ciento de Trump.

Si sólo hubieran votado los millennials, Clinton habría ganado las elecciones por goleada, con 473 votos electorales frente a 32 de Trump.