Mundo

Claudia Ruiz Massieu, abierta al debate sobre
la mariguana

La titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores destacó que aunque la relación con la Casa Blanca no se ha detenido, México ya espera la llegada de Roberta Jacobson.
Karla Palomo/Corresponsal
30 octubre 2015 1:15 Última actualización 30 octubre 2015 5:0
Cludia Ruiz Massieu, titular de la SRE. (Archivo/Cuartoscuro)

Cludia Ruiz Massieu, titular de la SRE. (Archivo/Cuartoscuro)

NUEVA YORK.- La titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Claudia Ruiz Massieu, se sumó al debate que ha generado la posible legalización de la mariguana en México y se dijo abierta a la discusión y el diálogo desde la dependencia que encabeza desde agosto pasado.

Durante una entrevista con la cadena de televisión Bloomberg en Nueva York, la responsable de la política exterior destacó que en México se han suscrito distintos acuerdos nacionales en el marco del combate al narcotráfico y se es firme con los compromisos internacionales sobre la materia.

Destacó que la próxima semana, la Suprema Corte de Justicia (SCJ) revisará el caso del grupo Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) que interpuso un amparo para que se le permita sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer y transportar la droga con fines de consumo recreativo y personal, evitando los actos relacionados con el narcotráfico, como venta y transportación.

Si el fallo es a favor de SMART, se sentará un precedente de que los artículos 235, 237, 245, 247 y 248 de la Ley General de Salud son anticonstitucionales y el grupo podrá autoconsumir la hierba, sin que nadie más pueda llevar a cabo esa actividad, a menos que realicen el mismo proceso legal.

“Somos abiertos al diálogo y al debate que se genere en la sociedad, además nos mantendremos atentos para ver hacia dónde va el debate internacional sobre este tema”, destacó Ruiz Massieu.

Cuestionada sobre la fuga de Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, jefe del cartel de Sinaloa, y las repercusiones en la relación con la Casa Blanca, la canciller comentó que la dependencia a su cargo se mantiene a la espera de lo que decida la Procuraduría General de la República (PGR) sobre la solicitud de Estados Unidos para su extradición y dejó en claro que se trata de un proceso largo que está en gestión.

Además señaló que México mantiene con Estados Unidos “una estrecha cooperación en materia de seguridad, así como de intercambio de información y acompañamiento para la construcción de mayores capacidades en un diálogo fluido y cotidiano que funciona y que es altamente productivo”.

A pesar de que la relación entre México y Estados Unidos no se ha detenido por la ausencia de un embajador en nuestro país, la canciller reconoció que el gobierno del presidente, Enrique Peña Nieto, espera que ya no tarde más la ratificación en el Senado estadounidense de Roberta Jacobson como próxima representante.

Explicó que mientras el nombramiento no sea ratificado, ambas naciones mantendrán un diálogo cotidiano que se concentra entre ambos gobiernos a nivel federal, estatal, con el sector privado y la comunidad empresarial. El crecimiento compartido –dijo-- no se detiene, el intercambio tampoco.

Desde el primero de octubre, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense pospuso la nominación de Jacobson, quien fue designada por el presidente Barack Obama como nueva embajadora entre una lista de 14 candidatos, al argumentar que requería más información del Departamento de Estado sobre su actuación como subsecretaria para el Hemisferio Occidental.

Posteriormente se dio a conocer que fueron los senadores Marco Rubio y Bob Menéndez, quienes solicitaron datos adicionales de la funcionaria referentes a su trabajo en Cuba y Venezuela. Pero fue el segundo de los legisladores quien declaró que tenía muchas dudas con su nominación por la falta de información o datos “incorrectos” que había proporcionado a los miembros del Comité de Exteriores.

Ruiz Massiue se refirió además a las reiteradas declaraciones racistas del candidato republicano Donald Trump contra los mexicanos indocumentados que radican en la Unión Americana y reiteró que para los políticos a veces es difícil entender que la realidad del vínculo entre México y Estados Unidos es más fuerte y productivo.

Aseguró que medidas implementadas contra los inmigrantes ilegales, como la ley SB-1070 aprobada en 2010 en Arizona, causaron daños económicos por 150 millones de dólares a los negocios en ese estado.