Mundo

Civiles quedarían sin alimentos si tropas sirias rodean Alepo: ONU

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, dijo que si se da el sitio a Alepo, Cejaría hasta 300 mil personas que aún residen en la ciudad aisladas de la ayuda humanitaria, a menos que pueda negociarse un acceso que cruce las líneas.
Reuters
09 febrero 2016 8:23 Última actualización 09 febrero 2016 8:24
Alepo, Siria

Alepo lleva años devidida, entre áreas controladas por los rebeldes y por el gobierno, (Reuters)

GINEBRA.- Cientos de miles de civiles podrían quedar sin acceso al suministro de alimentos si las fuerzas del gobierno sirio rodean las zonas controladas por los rebeldes en Alepo, afirmó Naciones Unidas, advirtiendo de un nuevo éxodo masivo de refugiados.

Las tropas sirias, respaldadas por los bombardeos aéreos rusos y combatientes iraníes y del grupo libanés Hezbollah, han lanzado una gran ofensiva en el territorio alrededor de Alepo, que lleva años dividida entre áreas controladas por los rebeldes y otras por el gobierno.

El asalto al entorno de Alepo, otrora la mayor ciudad de Siria con 2 millones de habitantes, se está convirtiendo en uno de los grandes giros en el curso de una guerra civil que dura ya cinco años y en la que han muerto 250 mil personas y 11 millones han tenido que huir de sus casas.

Naciones Unidas está preocupada de que el avance del gobierno corte el último enlace para los civiles en zonas rebeldes de Alepo con el principal cruce fronterizo con Turquía, que ha sido durante mucho tiempo una línea de vida para el territorio bajo control insurgente.

"Dejaría hasta 300 mil personas que aún residen en la ciudad aisladas de la ayuda humanitaria, a menos que pueda negociarse un acceso que cruce las líneas", dijo la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en un boletín urgente.

Si los avances gubernamentales continúan alrededor de la ciudad, agregó, "los consejos locales de la ciudad calculan que podrían huir entre 100 mil y 150 mil civiles".

Turquía, que alberga ya a unos 2.5 millones de sirios, la mayor población mundial de refugiados, mantiene cerrada por el momento su frontera a la última ola de desplazados, dificultando la distribución de la urgentemente necesitada ayuda. La ONU instó a Ankara a que abra su frontera, al tiempo que pidió a otros países que ayuden con asistencia.

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, dijo que podrían llegar a la frontera unos 70 mil refugiados sirios más si la campaña militar prosigue sin descanso, y que Turquía no les cerrará las puertas.