Mundo

Cientos protestan y lanzan botellas a la policía en Ferguson

Tras conocer que el agente Darren Wilson no será enjuiciado por la muerte del joven afroamericano Michael Brown en Ferguson, manifestantes enardecidos lanzaron botellas a la policía, cuyos agentes, con uniformes antimotines, les ordenaron dispersarse.
Gabriel Moyssen
24 noviembre 2014 22:33 Última actualización 24 noviembre 2014 22:33
Ferguson. (Reuters)

En Ferguson manifestantes se enfrentan con policías. (Reuters)

Luego de que un gran jurado decidió no enjuiciar al agente Darren Wilson por la muerte del joven afroamericano Michael Brown en Ferguson, Saint Louis, en agosto, cientos de manifestantes protestaron en ese suburbio y hubo disparos afuera de la estación de policía, junto a saqueos de comercios.

Manifestantes enardecidos lanzaron botellas a la policía, cuyos agentes, con uniformes antimotines, les ordenaron dispersarse. La policía de Saint Louis indicó que decidió enviar unidades tácticas a la zona, que lanzaron granadas de humo sobre la muchedumbre, que a su vez respondió saqueando comercios además de incendiar un vehículo de las autoridades.

El presidente Barack Obama, en un mensaje desde la Casa Blanca, llamó a todas las partes a moderarse y alentó al país a respetar el fallo del gran jurado. Bob McCulloch, fiscal de Saint Louis, dijo que el gran jurado no encontró una "causa probable" por cualquiera de los cargos que había estudiado contra Wilson, que incluían homicidio en primer grado y asesinato.

El oficial afirmó a la corte que Brown lo golpeó en el incidente que llevó a su muerte, mientras que según la fiscalía el agente blanco hizo doce disparos, dos dentro de su carro y diez en la calle. Pese a que testigos afirmaron que el joven de 18 años fue acribillado con sus manos levantadas en señal de rendición, la fiscalía sostuvo que sus declaraciones fueron "completamente refutadas por la evidencia física".

La familia Brown declaró que se halla "profundamente decepcionada porque el asesino de nuestro hijo no enfrente las consecuencias de sus acciones" y reiteró su pedido para que las protestas sean pacíficas, al tiempo que la Asociación para el Avance de la Gente de Color (NAACP), uno de los principales organismos de los afroamericanos, expresó su indignación y exigió que termine "la brutalidad de la policía y la militarización".