Mundo

Cien mil polacos protestan contra el gobierno

10 febrero 2014 4:15 Última actualización 14 septiembre 2013 11:33

 [Los manifestantes se oponen a la política laboral del gobierno / Reuters]  


AP

Varsovia.- Unos 100,000 sindicalistas marcharon el sábado por las calles de Varsovia para oponerse a la política laboral del gobierno, al tiempo que hacían sonar silbatos, lanzaban granadas de humo y amenazaban con convocar a una huelga general.

El gobierno del primer ministro Donald Tusk pierde popularidad rápidamente luego de que elevó la edad de la jubilación, anunció una reforma al sistema de pensiones y modificó las normas para que los trabajadores tengan jornadas diarias más largas y más horas laborales por semana.

Los manifestantes se desplazaron hasta la histórica Plaza del Castillo mientras portaban banderas y globos con los colores del estandarte nacional blanco y rojo, así como pancartas que decían "El gobierno de Tusk debe irse", "Vamos por ti" y letreros individuales que afirmaban: "Soy esclavo de Tusk".

Los trabajadores procedentes de toda Polonia llegaron a Varsovia como culminación de cuatro días de protestas en la ciudad, que incluyeron reuniones con políticos y debates con expertos del mercado laboral.

Algunos de ellos acamparon frente al parlamento desde el miércoles, cuando realizaron su primera marcha.

Los organizadores —OPZZ, la principal central sindical de Polonia; Solidaridad y asociaciones de varios gremios profesionales— dijeron que congregaron a 120,000 manifestantes en la marcha del sábado, pero las autoridades municipales afirmaron que fueron 100,000.

Los sindicalistas dijeron que las políticas en pro del libre mercado del gobierno de Tusk lesionan los intereses de los trabajadores y de sus familias. Tusk, en su segundo período y sexto año en el gobierno, es el primer ministro que se ha prolongado más tiempo en el cargo en Polonia desde el desplome del comunismo en 1989.

Los manifestantes protestaban por los bajos salarios.

El líder del OPZZ, Jan Guz, afirmó que la marcha era una advertencia, y que si el gobierno no cambia sus políticas "bloquearemos todo el país, bloquearemos todas las autopistas, todos los caminos" para exigir mejores condiciones laborales.

"No aceptamos una política que conduce a la pobreza", destacó Guz en medio del ruido de silbatinas y cornetas.

Polonia ya ha realizado manifestaciones multitudinarias. En la década de 1980, el movimiento Solidaridad organizó huelgas a nivel nacional que finalmente derivaron en profundas reformas democráticas.

Los trabajadores se han quejado de despidos en gran escala después de que el crecimiento económico redujo su ritmo a 1,9% del producto interno bruto el año pasado con respecto al año previo de 4,5%, en el 2011.

Los sindicatos reclaman seguridad laboral y contratos que incluyan servicios médicos y prestaciones de pensión en momentos en que el desempleo ha subido al 13% y muchas empresas ofrecen contratos temporales sin seguro social. Reclaman que sus salarios mensuales de unos 1,150 dólares figuran entre los más bajos de Europa.

Asimismo exigen al gobierno que revierta el reciente aumento de la edad de jubilación a 67 años, que antes era de 60 años para las mujeres y 65 para los hombres.