Mundo

Chismes destruyen a la Iglesia: Papa Francisco

12 febrero 2014 4:18 Última actualización 18 mayo 2013 17:56

 [Reuters] "En lugar de crecer yo, hago que el otro sea más bajo y me siento grande. ¡Eso no va!", indica el sumo pontífice. 


 
Notimex
 
Ciudad del Vaticano El Papa Francisco señaló hoy que los chismes destruyen a la Iglesia, lamentó que los cristianos se "maten" unos a otros con esa práctica, y advirtió que el manipular información, la calumnia y la difamación son pecados graves.
 
Durante el sermón de su misa diaria celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta, su residencia en el Vaticano, Jorge Mario Bergoglio arremetió contra la costumbre de algunos feligreses de esparcir rumores y sacar a relucir los defectos de los demás.
 
"¡Cuánto se chismorrea en la Iglesia! ¡Cuánto chismorreamos nosotros los cristianos! El chisme es despellejarse, hacerse mal el uno al otro, como si se quisiera disminuir al otro", dijo el pontífice.
 
"En lugar de crecer yo, hago que el otro sea más bajo y me siento grande. ¡Eso no va!", indicó el Papa.
 
"Parece lindo chismorrear, no sé por qué", dijo el pontífice.
 
"Como los dulces de miel, tú tomas uno y dices: ¡ah qué bello! Y después agarras otro, y otro, y otro más y al final te viene dolor de estómago. ¿Y por qué? El chisme es así: es dulce al inicio, pero después te arruina, te arruina el alma", agregó.
 
En un discurso, pronunciado en italiano, el obispo de Roma estableció que el chisme es destructivo en la Iglesia, porque reafirma el "espíritu de Caín", que es "matar al hermano con la lengua".
 
Sostuvo que por lo general el chisme se da de tres maneras: la primera es manipular la información, decir sólo la mitad que le conviene a uno y no la otra mitad.
 
La segunda forma, dijo, es la difamación: cuando una persona tiene de verdad un defecto o ha cometido un error grave, uno lo cuenta, juega al periodista, y la reputación de esa persona se daña.
 
"La tercera es la calumnia: decir cosas que no son verdaderas. ¡Es justamente eso lo que mata al hermano! Las tres actitudes: desinformación, difamación y calumnia, ¡son pecado! ¡Es un dar una cachetada a Jesús en la persona de sus hijos y de sus hermanos!", enfatizó.