Mundo

China y Taiwan sostienen reunión histórica

Pese a la negativa de Beijing para reconocer la sobreranía de la isla, ambas naciones sostienen un encuentro tras 65 años de distanciamiento.
AP
11 febrero 2014 9:1 Última actualización 11 febrero 2014 10:0
Etiquetas
Reunión de China y Taiwan en Naijing

Aunque no se reveló la agenda del encuentro, se cree que estuvo enfocado en el comercio. (Reuters)

NAIJING.- Representantes de China y Taiwán sostuvieron el encuentro de mayor nivel entre ambas naciones desde 1949 en Nanjing, China, lo que representa un hito pese a la negativa de Beijing a reconocer la soberanía de la isla.

La elección de Nanjing como sede del encuentro tiene un significado especial, ya que fue la capital del gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek durante la guerra contra el régimen comunista de Mao Zedong antes de que los nacionalistas fueran expulsados del continente y obligados a refugiarse en Taiwán hace 65 años.

Las expectativas en torno al encuentro, que después de dos días se trasladará a Shanghai, eran mesuradas.

El líder de la delegación china Zhang Zhijun dijo que las conversaciones tienen como objetivo consolidar el consenso alcanzado en reuniones previas.

Por su parte, Yu-chi, el negociador en jefe de Taiwán, dijo que el encuentro muestra que las relaciones entre las dos partes han entrado en una nueva etapa. "Es un día verdaderamente histórico", subrayó.

Aunque no se divulgó la agenda oficial del encuentro es probable que se haya enfocado principalmente en el comercio. Beijing quiere que Taiwán ratifique un acuerdo de servicios que permitiría a ambos abrir numerosos negocios en los territorios de una y otra nación.

TRATADOS COMERCIALES

China aprobó desde hace seis meses dicho acuerdo, pero éste no ha avanzado en el parlamento de Taiwán, lo que refleja el temor generalizado de ser inundados por el gigantesco vecino.

Desde 2008, el comercio entre ambas naciones se duplicó para alcanzar un total de 197 mil 200 millones de dólares. Taiwán tiene un superávit de 116 mil millones con China, algo de lo que pocos países de la región se pueden jactar.

Las compañías de Taiwán han invertido miles de millones de dólares en empresas del continente como Foxconn, en donde millones de trabajadores fabrican iPhones, Playstations y otros bienes populares.