Mundo

45% de Patrimonio de la Unesco, víctima de caza furtiva y deforestación

Un informe del WWF revela que las principales víctimas son elefantes, rinocerontes y tigres que viven en lugares catalogados por la Unesco, mientras que en 26 sitios se detectó la explotación ilegal de palo rosa y ébano, entre otras especies vegetales.
Caza furtiva y deforestación, en 45% de los Patrimonios de Unesco (Especial)

Caza furtiva y deforestación, en 45% de los Patrimonios de Unesco (Especial)

Alrededor del 45% de los cerca de 200 sitios naturales clasificados como Patrimonio mundial de la Unesco son víctimas de caza furtiva o explotación forestal ilegal, advirtió el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

"Las especies clasificadas en la CITES (Convención de la ONU sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas y Fauna y Flora Salvaje) son víctimas de la extracción ilegal en el 45% de los sitios naturales inscritos en el Patrimonio mundial", lamenta la organización.

Casi un tercio
De los tigres en estado salvaje y el 40% de todos los elefantes de África viven en sitios de la Unesco.

En ocasiones constituyen los últimos hábitats para especies amenazadas, como es el caso del rinoceronte de Java en Indonesia o de la marsopa de California, especie ubicada en el Golfo de México.

Según el informe, se ha detectado caza furtiva de especies vulnerables y amenazadas, empezando por los elefantes, los rinocerontes y los tigres, en al menos 43 sitios del Patrimonio mundial; mientras que los casos de explotación forestal ilegal de especies vegetales preciosas, como el palo rosa o el ébano, se han censado en 26 sitios.

En cuanto a la pesca ilegal, se ha detectado en 18 de los 39 sitios marinos y costeros actualmente definidos.

El organismo internacional  subraya, sin embargo, que la estimación del tamaño de las actividades implicadas ha sido difícil debido a su naturaleza ilícita.

La caza furtiva en los sitios de la Unesco pone en peligro a las especies pero también la economía local, principalmente al disminuir el atractivo de estos sitios para los turistas, que desean admirar a los animales en su medio natural.

El WWF
Calcula que la caza furtiva de elefantes priva cada año al continente africano de 25 millones de dólares en ingresos turísticos.

Con un valor anual comprendido de entre 15 mil y 20 mil millones de dólares, el mercado del comercio ilegal de especies salvajes ocupa el cuarto puesto en la escala de mundial de comercios ilegales, por detrás de la droga, las falsificaciones y el tráfico de seres humanos, según el informe.

En lo que respecta al comercio ilegal de madera de construcción (madera destinada a cualquier uso excepto la climatización), responsable del 90% de la deforestación registrada en los grandes países tropicales, el WWF la valora en entre 30 mil y 100 mil millones de dólares al año.

El documento subraya que "poblaciones locales y criminales extranjeras participan en" la caza furtiva de especies clasificadas en la CITES.
"Aún así, queda espacio para distinguir el fenómeno practicado a pequeña escala por los locales para aprovisionarse de carne de caza y el ejercido a gran escala por las redes criminales", concluye el WWF.