Mundo

Cataluña deposita la ilusión independentista en las urnas

Según los primeros datos del gobierno regional, a la una de la tarde habían votado 1.14 millones de personas en los mil 317 locales habilitados en toda Cataluña, que se estaba desarrollando con normalidad pese al algún incidente aislado.
Reuters
09 noviembre 2014 13:47 Última actualización 09 noviembre 2014 13:56
(AP)

(AP)

BARCELONA.- Cataluña amaneció vestida de independencia el domingo, cuando centenares de miles de personas desoían la prohibición de la consulta y acudían a improvisados recintos electorales para depositar su voto sobre la autodeterminación en testimoniales urnas de cartón.

Según los primeros datos del gobierno regional, a la una de la tarde habían votado 1.14 millones de personas en los mil 317 locales habilitados para el "proceso de participación ciudadana" en toda Cataluña, que se estaba desarrollando con normalidad pese al algún incidente aislado.

Aún conscientes del carácter no vinculante de la iniciativa, los que acudían a votar, muchos de ellos emocionados, lo hacían con convencimiento y la mayoría no dudaba en desvelar el sentido de su respuesta a la doble pregunta: Sí, quiero que "Cataluña sea un Estado", y Sí, quiero que "ese Estado sea independiente".


"Si no nos entienden, si no nos respetan, es mejor cada cual por su lado. Nos hubiera gustado ser un Estado federal, pero ya no es posible, nos han pisado demasiado", explica Angels Costa, una pequeña empresaria de 52 años propietaria de dos tiendas en la capital catalana.

Pese al carácter puramente simbólico de la iniciativa, prohibida en dos formatos distintos por el Tribunal Constitucional a instancias del Gobierno central, muchos defienden la importancia del simbolismo.

"Me hubiera gustado votar en referéndum, pero al menos que se tenga claro que queremos votar", añade Costa tras emitir su sufragio en la Escola Pía, en un barrio burgués de la Ciudad Condal, bajo un cielo encapotado.

Entre los participantes también muchos son conscientes del carácter parcial de una consulta en la que pueden expresarse los 5,4 millones de catalanes mayores de 16 años, y que los proindependentistas considerarían un éxito en caso de superarse la cifra de 1,5 millón de votos.

"Mucha gente que hubiera votado no/no, no va a venir a votar porque está en contra, igual saldrá un 80 o 90 por ciento de sí/sí, pero no es el reflejo de la realidad", explica la maestra infantil Ana Ibarz, de 29 años y voluntaria en el proceso.

EL DERECHO A VOTAR

Independientemente del resultado, que se medirá en porcentaje de participación por la escasa afluencia de los contrarios al proceso, los políticos regionales proconsulta consideran su celebración un éxito democrático y creen que avala el derecho a un próximo proceso legal.

"Nos hemos ganado el derecho a un referéndum definitivo", dijo el presidente catalán, Artur Mas, tras votar rodeado de decenas de simpatizantes que lo vitoreaban y le daban las gracias por impulsar esta iniciativa.

Aunque confirmó que a lo largo de la semana conversará con el mandatario nacional Mariano Rajoy, no quiso desvelar el contenido.

Tanto el presidente del Gobierno como el líder catalán e incluso el principal partido de la oposición en el país (PSOE) han abierto la puerta en estos días a dialogar sobre una reforma de la Constitución de 1978 que podría alumbrar eventualmente un Estado federal.

Cataluña, una región industrial que goza de amplia autonomía dentro de un país a cuya economía aporta una quinta parte, ha vivido en los últimos años un auge del independentismo al calor de una profunda recesión económica en España y de unas relaciones cada vez más tensas con el Gobierno Central.