Catalanes recuerdan primer aniversario de referendo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Catalanes recuerdan primer aniversario de referendo

COMPARTIR

···

Catalanes recuerdan primer aniversario de referendo

Huelgas estudiantiles, discursos y manifestaciones se planearon para conmemorar la votación del 1 de octubre de 2017.

01/10/2018
Actualización 01/10/2018 - 7:59
En Girona, cientos de activistas ocuparon las vías del tren de alta velocidad, obstruyendo la circulación durante más de dos horas.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

SAN JULIÁN DE RAMIS.- Activistas a favor de la independencia de Cataluña bloquean este lunes algunas de las principales autopistas, vías ferroviarias y avenidas en la región noreste de España un año después de que la policía interviniera para poner fin a un referendo separatista.

Huelgas estudiantiles, discursos y manifestaciones se planearon para conmemorar la votación del 1 de octubre de 2017, misma que ha sido declarada ilegal por las cortes españolas y que causó la crisis política más grave en el país en varias décadas.

El primer aniversario está actualmente marcado por un fracturado movimiento de independencia catalana debido a las diferencias estratégicas en medio de un tibio diálogo con el gobierno central, que ahora está en manos de un vulnerable gobierno socialista minoritario.

El día comenzó con manifestaciones organizadas a través de aplicaciones de mensajería instantánea por los Comités de Defensa de la República (CDRs), grupos activistas locales que surgieron tras la declaratoria de independencia basada en los resultados del referendo del año pasado, pero que nunca fue implementada.

Las autoridades centrales asumieron el control de Cataluña y una investigación judicial llevó a varios de los líderes separatistas a prisión, mientras que otros huyeron del país.

En Girona, al norte del Barcelona, cientos de activistas ocuparon las vías del tren de alta velocidad, obstruyendo la circulación durante más de dos horas antes de dejar la estación local de forma pacífica. Algunos de los manifestantes se trasladaron a las instalaciones locales de la delegación del gobierno español para exigir que se retire la bandera nacional del edificio.

Los CDRS también compartieron imágenes y publicaciones en redes sociales mostrando bloqueos en un camino regional y en varios puntos de la autopista AP-7, la principal vía del este de Cataluña hacia la frontera con Franci.

Su presencia también obstruyó la circulación en algunas de las principales avenidas de ciudades como Lleida y Barcelona, la capital de la región, en donde se planeaban marchas.

María Vila, una manifestante que colocaba etiquetas con la frase “República bajo construcción” en la avenida principal de Barcelona, dijo que quería destacar la violencia ocurrida el año pasado y exigir que hubiera más avances en el proceso de separación.

“El gobierno catalán no ha hecho gran cosa y estamos decididos a que se haga la República Catalana de alguna forma. Y si no, que se haga un referendo legal”, comentó.

En tanto, miembros del gobierno regional y otras autoridades volvieron a San Julián de Ramis, la población del norte que se ha convertido en un lugar simbólico para los separatistas catalanes debido a que hace un año la policía irrumpió en una escuela local para evitar que las personas votaran.

Carles Puigdemont, el presidente de Cataluña en ese momento, estaba programado para votar en el lugar pero debió encontrar una urna alternativa después de que la policía antimotines ingresara por la fuerza a través de las puertas de la escuela para confiscar las urnas, utilizando toletes para dispersar y lesionar a los votantes que se rehusaron a marcharse.

Los incidentes fueron transmitidos en vivo y causaron presión en el gobierno central español, en ese entonces en poder de los conservadores. Los separatistas clamaron victoria a favor de la independencia en las votaciones a pesar de ser decretada ilegal, la violencia policíaca y la falta de supervisión estándar.

En un breve discurso, el actual presidente de Cataluña, Quim Torra, pidió a los simpatizantes reunirse a las afueras de la escuela de San Julián de Ramis para recordar las lecciones del referendo y continuar con los esfuerzos por separarse de España.

Habló mientras a sus espaldas varias personas sostenían una pancarta con la leyenda en catalán: “La gente manda, el gobierno obedece”, un mensaje que podría estar dirigido al gobierno español que afirma que la constitución del país no permite un referendo sobre la separación de una región, pero también a los políticos separatistas regionales que han sido criticados por no cumplir con su promesa de independencia.

Torra fue seleccionado por Puigdemont desde Bélgica, en donde el líder separatista ha luchado contra la extradición y a favor de la independencia de Cataluña. Este lunes, difundió un video a través de Twitter en el que llamó a los catalanes a permanecer unidos y mantener el objetivo de separarse de España.

“No nos desviemos del único camino posible para vivir en una democracia plena: la República y su reconocimiento internacional”, dijo Puigdemont.

Torra ha pedido al gobierno del presidente Pedro Sánchez que autorice una votación sobre la secesión y que también libere a los nueve líderes separatistas que se encuentran detenidos bajo cargos de rebelión.

El diálogo entre el gobierno de la región con el del país ha ofrecido algunos acuerdos económicos para financiar la región, pero continúa sumido en una discordia interna entre los separatistas sobre la mejor estrategia para el futuro de la región y el poco apoyo parlamentario para el gobierno de Sánchez.

La portavoz de su nuevo gobierno de centroizquierda dijo el lunes que la violencia policial del año pasado había sido “un error” y la culpó de dañar la reputación del país a nivel internacional. Sin embargo, Isabel Celaá indicó que la votación no tuvo éxito.

“El 1 de octubre es un día de triste memoria, no hay nada que celebrar”, comentó a la radiodifusora Cadena Ser.

Las encuestas y elecciones recientes muestran que la región de 7.5 millones de personas está dividida equitativamente en cuanto a separarse de España.