Mundo

Casa Blanca calla ante presunto espionaje a la UE

10 febrero 2014 4:45 Última actualización 01 julio 2013 17:17

  [Reuters] 


 
Notimex

El gobierno de Estados Unidos evitó hoy todo comentario en torno a las revelaciones hechas por la prensa acerca del espionaje conducido por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) en varios países de Europa.

El vocero presidencial Jay Carney insistió en cambio en caracterizar como "excelentes" las relaciones entre Estados Unidos y sus aliados europeos en materia de inteligencia.

"Hay un reporte hecho público que vamos a revisar y eso es parte de nuestra consultas normales con nuestros aliados, pero no tengo nada específico sobre esas conversaciones", dijo.

Hablando con reporteros a bordo del avión presidencial, Carney insistió igualmente que debido a que se tratan de temas de carácter clasificado, el asunto es competencia del director de Inteligencia Nacional, James Clapper.

Carney indicó que hasta el momento el presidente Barack Obama no había sostenido conversaciones con algún líder europeo respecto de las revelaciones recientes hechas por la publicación alemana Der Spiegel.

De acuerdo con el semanario, Estados Unidos habría espiado las oficinas de la Unión Europea (UE) en Bruselas, además de las ubicadas en Washington y en Nueva York, y obtuvo acceso a redes informáticas internas del bloque europeo.

Der Spiegel indicó que la UE formó parte de los "objetivos" de la NSA, acusada de espiar las comunicaciones electrónicas mundiales en el marco del programa Prism.

Las acusaciones se sustentaron en documentos clasificados a los que Der Spiegel tuvo acceso gracias a las filtraciones del excontratista de la NSA, Edward Snowden.

Según estos, la NSA pudo tener acceso a contenidos de conversaciones confidenciales, correos electrónicos y archivos de las computadoras.

De acuerdo con Der Spiegel, en diciembre de 2012 la NSA intervino 15 millones de conversaciones telefónicas diarias en Alemania, así como 10 millones de comunicaciones vía internet.

Tras la revelación, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el gobierno de Alemania, entre otros, exigieron el domingo a Estados Unidos explicaciones al respecto.