Mundo

Casa Blanca acepta que editó documento sobre ataque en Bengasi

12 febrero 2014 4:15 Última actualización 10 mayo 2013 17:5

[Bloomberg] Destacan que no se tuvo como propósito ocultar información. 


Notimex

Washington .- La Casa Blanca aceptó hoy que fue editado un documento interno preparado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) sobre los ataques en Bengasi, Libia, en el que se basó el discurso inicial del gobierno, pero sin afectar su contenido.

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que, contrario a lo que afirman críticos del gobierno, el cambio en el documento que fue usado posteriormente por la embajadora estadunidense ante Naciones Unidas (ONU), Susan Rice, no tuvo como propósito ocultar información.
 
Carney insistió en que la ausencia inicial de toda referencia de que el ataque pudo haber sido conducido por terroristas reflejó simplemente la falta de información concreta sobre su naturaleza y autoría.
 
"Este es un esfuerzo para acusar a la administración (del presidente Barack Obama) de ocultar algo que no hemos hecho", dijo Carney al preguntarle al respecto durante su habitual conferencia de prensa.
 
La cadena de noticias ABC reportó la víspera que el documento fue sometido al menos a 12 modificaciones.
 
Carney aseguró que la única edición hecha por la Casa Blanca y el Departamento de Estado fue el reemplazo de la palabra "consulado" por la de "puesto diplomático", ya que la instalación en la ciudad libia de Bengasi donde se produjo el ataque no tenía esa categoría.
 
"El punto es que se trató de una corrección factual, una cuestión sin sustancia", indicó.
 
La revelación parece destinada a darles nuevos elementos a los republicanos en el Congreso, quienes actualmente conducen una investigación de ese ataque donde murieron cuatro personas, incluyendo el embajador estadunidense Chris Stevens.
 
La controversia forzó en diciembre pasado a Rice a retirar su nombre para ser considerada entre los nominados para reemplazar a Hillary Clinton como secretaria de Estado.
 
Las críticas contra Rice fueron en respuesta a su declaración inicial de que el ataque habría sido producto de una protesta popular y no un ataque terrorista como quedó demostrado posteriormente.
 
Carney defendió nuevamente el contenido del documento inicial al argumentar que "la comunidad de inteligencia ofreció la información con la que se sintió segura en ese momento".
 
Explicó que la decisión de no incluir la palabra "terrorista" se debió a la preocupación de que el discurso pudiera ofrecer información "especulativa".
 
 
Todas las notas MUNDO
Piñera y Guillier van por segunda vuelta en elección presidencial de Chile
El jefe de estado más longevo del mundo no ofrece su renuncia... por ahora
Turquía veta todos los actos LGBTI en Ankara
¿Quién será el nuevo presidente de Chile?
Dos agencias europeas buscan nueva 'casa' por el Brexit
Argentina detecta llamadas que realizó el submarino desaparecido
Casi 200 países reafirman lucha contra cambio climático, pese a retiro de EU
Argentina pide ayuda internacional para localizar submarino
Exalcalde de Caracas huye de arresto domiciliario; viaja hacia España
EU publica más archivos del FBI sobre asesinato de Kennedy
Muere a los 87 años el 'capo de capos' de la Cosa Nostra
Reportan choque entre avioneta y helicóptero en Reino Unido
Cubanos se desesperan ante prohibición de licencias para trabajo privado
Cumbre climática termina con avances sobre Acuerdo de París
China 'entre la espada y la pared' por Donald Trump y Kim Jong-un
Submarino argentino desaparece con 44 tripulantes
Mandatarios de España y Bélgica se reúnen en crisis catalana
Mugabe reaparece entre rumores de renuncia; arrestan a 3 ministros
Fuerzas iraquíes recapturan última ciudad bajo control de ISIS
Acusan a Maduro de 8 mil asesinatos
Fiscal en Brasil pide embargar bienes a Lula por más de 7 mdd
Incendio deja al menos 20 heridos en hogar para ancianos en Pensilvania
Imágenes muestran que Norcorea trabaja en submarino lanzamisiles
Pentágono apoya renuncia de Trump... por error
Activistas que defienden a inmigrantes quieren a IBM de su lado