Mundo

Carolina del Sur aprueba ley para retirar bandera confederada del Capitolio

La decisión se tomó en la madrugada del jueves tras más de 13 horas de apasionado y polémico debate; fue aprobada con 94 votos a favor frente a 20 en contra y pasa ahora a la mesa de la gobernadora Nikki Haley.
AP
09 julio 2015 6:39 Última actualización 09 julio 2015 6:43
Bandera confederada

La ley pasó a la mesa de la gobernadora Nikki Haley y una vez que la firme, la bandera deberá ser retirada en un plazo de 24 horas. (Reuters)

COLUMBIA. La Cámara de Representantes de Carolina del Sur aprobó retirar la bandera confederada del complejo del Capitolio, un sorprendente giro en el primer estado en abandonar la Unión en 1860, que volvió a izar la enseña de nuevo en su parlamento regional hace más de 50 años para protestar por el movimiento por los derechos civiles.

La decisión se tomó en la madrugada del jueves tras más de 13 horas de apasionado y polémico debate, y solo semanas después de una masacre en la que fallecieron nueve personas negras, incluyendo un senador estatal, que participaban en un grupo de estudio de la Biblia en una iglesia.

"Carolina del Sur puede eliminar la mancha de nuestras vidas", dijo el representante Joe Neal, un demócrata negro de 64 años elegido por primera vez en 1992. "Nunca en mi vida pensé que vería esto".

La cámara aprobó el proyecto de ley del Senado con un margen de dos tercios (94 votos a favor frente a 20 en contra), y la ley pasa ahora a la mesa de la gobernadora Nikki Haley. La republicana respalda esta medida, que requiere que la retiren en un plazo de 24 horas tras su firma.

"Es un día nuevo en Carolina del Sur, un día del que todos podemos estar orgullosos, un día que verdaderamente nos une a todos mientras seguimos juntos sanándonos, como un solo pueblo y un estado ", dijo Haley en un comunicado.

Su oficina dijo que firmaría el decreto pronto, aunque sin ofrecer un calendario concreto.

La propia Haley cambió su posición sobre el asunto de la bandera, diciendo que el dolor, la pena y la dignidad de las familias de las víctimas del tiroteo en la iglesia metodista episcopal africana Emanuel le hicieron darse cuenta de que mientras muchos conservadores blancos ven la enseña como un símbolo de orgullo de sus ancestros sureños, para la mayoría de los negros — que suponen más de un tercio de la población del estado — es un oscuro recordatorio de un pasado racista.

El acusado de la masacre, el joven blanco Dylann Roof, dijo a sobrevivientes del ataque que mató a negros porque estaban en violando a mujeres blancas y apoderándose del control del país, según testigos. Roof tomó supuestamente fotografías de sí mismo sosteniendo la bandera confederada.

Un grupo de republicanos mostró su oposición a la retirada inmediata de la bandera confederada de los terrenos del Capitolio, pero en cada turno, sus argumentos fueron rechazados por un grupo bipartisano un poco más grande que cree que no debería haber retrasos.