Mundo

Candidato opositor de Bolivia reconoce triunfo de Evo Morales 

Samuel Doria Medina habría logrado el 25% de los votos, mientras que el expresidente Jorge Quiroga el 10% según las encuestas de salida; para Doria se trata de la tercera derrota ante Morales, quien prometió que será su último mandato.
Reuters
13 octubre 2014 10:53 Última actualización 13 octubre 2014 10:54
Etiquetas
Evo Morales

El presidente de Bolivia, Evo Morales, habría obtenido el 60% de los votos; el candidato opositor Samuel Doria habría obtenido el 25%. (Archivo/Reuters)

LA PAZ. El principal candidato opositor de Bolivia, Samuel Doria Medina, reconoció el triunfo en las elecciones del domingo del presidente socialista Evo Morales, a quien sondeos a boca de urna le dieron una arrasadora victoria para un tercer mandato consecutivo, que la autoridad electoral por retrasos en el recuento aún no confirmaba.

Morales habría ganado con alrededor del 60 por ciento de los votos, según las encuestas de salida, que también le dieron mayoría en ocho de los nueve departamentos del país, incluyendo la industrial Santa Cruz, hasta hace poco bastión electoral de la oposición.

Tratando de digerir la tercera derrota electoral a manos del mandatario, el magnate cementero Doria Medina, acusó a otro dirigente opositor del fracaso por no haber sellado una alianza para desafiar a Morales y "contribuir a que el MAS (Movimiento Al Socialismo) pueda mantener su hegemonía".

"Nos aseguraremos de que no haya más reelecciones, que se cumpla la Constitución y las leyes", prometió.

Doria Medina habría logrado alrededor del 25 por ciento de las preferencias, según los sondeos. El ex presidente Jorge Quiroga habría conseguido menos del 10 por ciento.

"En muy corto tiempo y en circunstancias adversas, con la centésima parte de los recursos del gobierno más poderoso de la historia y el empresario más poderoso de Bolivia, (mi proyecto) ha mostrado que es una alternativa clara", dijo Quiroga.

Morales, un ex sindicalista cocalero de 54 años con una encendida retórica antiimperialista, se convertiría en el primer líder boliviano que gobernará por tres períodos consecutivos, con un fuerte apoyo popular para seguir su "proceso de cambio" que lo ha llevado a nacionalizar firmas en sectores clave como hidrocarburos, telecomunicaciones y minería.

Sus electores premiaron el ímpetu económico que vive Bolivia desde que asumió Morales hace casi una década y cómo utilizó el auge de las materias primas para financiar populares programas sociales para los más desfavorecidos y obras públicas como carreteras, escuelas y canchas deportivas.

Aunque el triunfo parecía claro, las autoridades electorales aún no llevaban ni el 3 por ciento de los votos computados y no habían hecho ningún anuncio oficial.

"Se presentaron fallas técnicas de la dirección informática de los Tribunales Departamentales por lo que no tenemos aún los datos oficiales de los resultados de la votación en el territorio nacional", dijo Dina Chuquimia, vocal del Tribunal Supremo Electoral, a un diario local.

Todavía no es seguro si MAS de Morales habría obtenido los dos tercios de los diputados y senadores en la Asamblea Plurinacional, lo que le aseguraría una decisiva influencia legislativa en su nuevo mandato de cinco años, que ha prometido será el último.