Mundo

Canciller español quiere reforzar presencia de su país en Cuba 

El ministro del Exterior español inició una visita a Cuba con el objetivo de impulsar las relaciones económicas. En el marco de la visita se reunirá con su homólogo cubano y con el vicepresidente.
Vivian Núñez/ Corresponsal
14 mayo 2016 15:15 Última actualización 14 mayo 2016 15:17
Etiquetas
Cuba

El pasado 4 de mayo fue firmado en Madrid un acuerdo para reestructurar la deuda a medio y largo plazo de Cuba(Bloomberg)

El ministro del Exterior en funciones de España, José Manuel García-Margallo, inició hoy una visita a Cuba para impulsar las relaciones económicas, en una especie de carrera con Estados Unidos por el mercado de la isla.

El papel de España en Cuba, dijo García-Margallo, “es el que ha sido siempre”, apostar por “unas relaciones bilaterales muy estrechas y
cierto liderazgo en la Unión Europea” en relación con la mayor isla del Caribe, última posesión de Madrid en esta parte del mundo.
García-Margallo tiene previsto reunirse el lunes con el vicepresidente Ricardo Cabrisas, así como con los titulares del exterior, Bruno Rodríguez, y de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca.

Ese mismo día arranca en La Habana la tercera sesión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos para concretar nuevos acuerdos de
colaboración y seguir ampliando la aproximación entre los dos gobiernos, abierta en diciembre de 2014.

El titular español también contempla un intercambio con el cardenal Jaime Ortega, artífice de la mejoría de relaciones entre la Iglesia
católica y el Estado cubano, y uno de los facilitadores, a solicitud del papa Francisco, del deshielo en curso entre Washington y La Habana.
No está previsto en el programa oficial un intercambio con el presidente Raúl Castro, quien tampoco recibió a García-Margallo cuando visitó Cuba en noviembre de 2014.

"El ministro de Exteriores se reúne siempre con su homólogo y mi homólogo es el canciller cubano. Por tanto, es algo que no tengo ni la menor idea si se va a producir o no", respondió a la prensa en cuanto a la eventualidad de que fuera recibido por Castro.

García-Margallo arrancó su visita presidiendo un homenaje al extinto comandante de la armada española, Luis Vicente de Velasco, a quien se le atribuye la defensa de La Habana durante una invasión inglesa en 1762, cuando la isla era posición española.

Este gesto protocolar, antes de honrar el lunes al apóstol de la independencia cubana, José Martí, es considerado de “mal gusto” por los nacionalistas cubanos.

Como preámbulo a esta visita, el pasado 4 de mayo fue firmado en Madrid un acuerdo para reestructurar la deuda a medio y largo plazo de Cuba, monto que en octubre de 2015 ascendía a 2 mil 787 millones de dólares.

España aprobó el viernes pasado reestructurar además la deuda a largo plazo de la isla que se deriva de los antiguos créditos concedidos
por el Fondo de Ayuda al Desarrollado (Fad), con el fin de impulsar las relaciones comerciales y fomentar la presencia de empresas españolas en la isla.

España encabeza a los países europeos con inversiones en Cuba desde hace más de 20 años.

Consorcios estadounidenses han expresado públicamente su interés en competir con los europeos por el mercado cubano, aprovechando su
cercanía a la isla y las relaciones entre los dos países desde antes incluso que finalizara el dominio español a comienzos del siglo pasado.