Mundo

Cameron defiende esfuerzos de Reino Unido para combatir a yihadistas

En declaraciones a la cadena británica BBC, Cameron dijo que Reino Unido forma parte de una gran coalición internacional para destruir en última instancia al EI, pero esto no puede conseguirse a menos que los países donde este grupo extremista ha crecido desempeñen su papel.
Notimex
28 septiembre 2014 13:59 Última actualización 28 septiembre 2014 14:4
David Cameron anunció que pedirá la autorización para bombardear objetivos del Estado Islámico durante su presentación en la Asamblea General de la ONU. (Reuters)

David Cameron anunció que pedirá la autorización para bombardear objetivos del Estado Islámico durante su presentación en la Asamblea General de la ONU. (Reuters)

El primer ministro de Reino Unido, David Cameron, defendió los esfuerzos de su país para combatir al Estado Islámico (EI) en Irak mediante ataques aéreos, pero abogó por una mayor contribución de las tropas locales sobre el terreno.

En declaraciones a la cadena británica BBC, Cameron dijo que Reino Unido forma parte de una gran coalición internacional para destruir en última instancia al EI, pero esto no puede conseguirse a menos que los países donde este grupo extremista ha crecido desempeñen su papel.

“No estamos intentando derrotar al EI solamente desde el aire. Creemos que se necesitarían tropas sobre el terreno pero deberían ser tropas iraquíes, deben ser tropas kurdas”, afirmó.


Cameron insistió en que su estrategia en la crisis “no es simplista: tirar una bomba a 12 mil metros de altura y pensar que resolvemos el problema. No es así”.

“Se trata de una estrategia completa para construir un Irak que tenga un gobierno democrático e inclusivo para todo el mundo y, a su tiempo, Siria necesita exactamente lo mismo”, explicó.

Respecto a si Reino Unido teme que se vea arrastrado a un conflicto mayor, Cameron respondió: “ese es un argumento para nunca hacer nada” cuando “te enfrentas a una situación con asesinos psicópatas en Siria e Irak, que ya han decapitado a uno de nuestros ciudadanos".

Por ello, apuntó, “tienes una opción: apartarte al considerar que es demasiado difícil o adoptar la decisión correcta de poner en práctica una estrategia completa”.

El viernes pasado, el Parlamento de Reino Unido aprobó por 524 votos favor y 43 en contra la participación militar de su país con bombardeos aéreos contra el Estado Islámico en Irak.

“La seguridad de Reino Unido está en riesgo”, argumentó el primer ministro británico, quien también aseguró que la intervención es legal porque se está actuando “bajo la petición de un Estado soberano”, en este caso Irak.

Todas las notas MUNDO
5 datos curiosos sobre el Día de Acción de Gracias
Santos anuncia ofensiva total contra disidentes de las FARC
Submarino argentino desaparecido habría sufrido una explosión
Oposición siria descarta rol para Assad en transición política
Eduardo Ferrer es el nuevo presidente de la CIDH
Objeto detectado por avión de EU no sería submarino argentino
Trump 'se echa porras' en Día de Acción de Gracias
Barcos y aviones buscan a tres marinos de EU tras accidente
Papa Francisco visitará tres países del Báltico en 2018
Mugabe recibe inmunidad y garantía de seguridad en Zimbabue
Se reúnen cancilleres de Cuba y Corea del Norte en La Habana
Desertor norcoreano despierta y pide escuchar 'K-pop'
Así se escuchaba John F. Kennedy a los 20 años
Facebook advertirá a quienes lean propaganda rusa
Conflicto armado sigue en Colombia pese a acuerdo de paz con FARC: Amnistía
Putin logra respaldo de Irán y Turquía para nueva iniciativa de paz en Siria
Ecuador llama atención a Assange por injerencia en Cataluña
Familias pierden esperanza de hallar a submarino argentino
Gobierno cubano incauta 4.5 toneladas de drogas en mares durante 2017
Levantan bloqueo de Yemen y permiten asistencia humanitaria
Toma fuerza culto a la personalidad de Xi Jinping en China
Mnangagwa será investido como presidente de Zimbabue
Video muestra cómo balean a soldado norcoreano
Corea del Norte critica su inclusión en lista de terrorismo
Haitianos lamentan decisión de Trump de enviarlos de vuelta a casa