Mundo

Cambio en Florida facilita el 'deshielo' con Cuba

Pese a los riesgos que parecía entrañar el adoptar una estrategia adversa a los anticastristas en Florida, Obama flexibilizó las restricciones de viaje a Cuba en 2011 sin pagar ningún costo político.
Agencias
22 enero 2015 1:27 Última actualización 22 enero 2015 5:0
Mural en una calle de la Pequeña Habana, Miami. (Bloomberg)

Mural en una calle de la Pequeña Habana, Miami. (Bloomberg)

MIAMI.- El sorpresivo acercamiento entre Estados Unidos y Cuba fue facilitado para el presidente norteamericano, Barack Obama, por los cambios políticos y demográficos en Florida, bastión del exilio y una de las entidades indecisas en lo electoral más importantes de la Unión Americana.

Pese a los riesgos que parecía entrañar el adoptar una estrategia adversa a los anticastristas en Florida ––que aporta 29 de los 270 votos del Colegio Electoral necesarios para obtener el Ejecutivo, según el sistema indirecto de EU–– Obama flexibilizó las restricciones de viaje a Cuba en 2011 sin pagar ningún costo político, ya que al año siguiente se reeligió ganando en la península, donde la mitad de los cubanos estadounidenses sufragó a su favor, de acuerdo con encuestas de salida.

Bill Nelson, senador demócrata por Florida, explicó el nuevo panorama al indicar que puede apreciarse “en los sondeos y tan solo con ir a Miami y hablar con la gente. Soy tan antiCastro como ellos, pero es tiempo de moverse, de entrar al siglo XXI”, puntualizó. Otra lectura le dio su excolega republicano George LeMieux: “Quieren sumar a los cubanos estadounidenses en lo que ven como un bloque hispano que respalda a los demócratas. Creen que si terminan las tensiones con Cuba acabarán con una de las razones por las que esa comunidad se afilió al Partido Republicano”.

Lo cierto es que los cubanos estadounidenses ahora representan un porcentaje mucho menor de la población hispana que hace 15 años. Su lugar ha sido ocupado por dominicanos y mexicanos, entre otros grupos, y si bien el mismo exgobernador Jeb Bush, uno de los precandidatos republicanos más fuertes a la Casa Blanca, se opuso junto al senador Marco Rubio a la acción de Obama, el encuestador demócrata David Beattie advirtió que esa postura coloca al “Gran Viejo Partido” en riesgo de ser visto como anacrónico y ajeno al sentir de muchos que consideran que normalizar las relaciones ayudará a la economía de Florida. “Hablan de una serie de asuntos que en lo esencial no le importan a los electores. A ellos les preocupa la economía, el costo de la atención médica”, subrayó.

El momento histórico parece haber pasado para la línea dura que simbolizó la Fundación Nacional Cubano Americana de Jorge Mas Canosa. Para sus seguidores, otro golpe inesperado provino del papa Francisco ––el arzobispo habanero Jaime Ortega es muy cercano al pontífice––, con su mediación clave para el capitulo que hoy se escribe.