Mundo

Cámara baja de EU aprueba mil 600 mdd para el muro fronterizo

La Cámara de Representantes estadounidense autorizó un alza en el gasto militar de 68 mil millones de dólares, así como una ley que destina recursos para iniciar la construcción de la valla en la frontera con México.
Reuters
27 julio 2017 16:53 Última actualización 27 julio 2017 17:56
Muro

(Bloomberg)

WASHINGTON.- La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves un incremento del gasto militar de 68 mil millones de dólares y una ley que entrega mil 600 millones de dólares para comenzar la construcción del muro en la frontera con México propuesta por Donald Trump. 

La Cámara aprobó por 235 votos contra 192 el presupuesto para el año fiscal 2018 que destinará mil 600 millones de dólares para el inicio de la construcción de un muro en la frontera con México, uno de los puntos centrales de la campaña de Trump para llegar a la Casa Blanca.

Los demócratas, que se oponen a la construcción del muro, seguramente intentarán frenar el proyecto en el Senado.

El proyecto incrementa el gasto para la defensa de Estados Unidos de ataques con misiles, en medio de los crecientes temores sobre la capacidad de Corea del Norte de atacar al país con un misil nuclear tras la prueba exitosa este mes de un proyectil balístico intercontinental.

El Congreso tiene hasta el 1 de octubre -cuando comienza el nuevo año fiscal- para aprobar o rechazar el proyecto de presupuesto o incluso extender el financiamiento en los niveles actuales para dar a los negociadores más tiempo para alcanzar un acuerdo.

Trump sostiene que se necesita un muro a lo largo de toda la frontera sur del país y ha señalado una y otra vez que México pagará por su construcción.

México se niega a hacerse cargo de los gastos, y en las últimas semanas el mandatario republicano sostuvo que hay partes de la frontera en las que no se necesita el muro.

Los legisladores demócratas y algunos republicanos han cuestionado la factibilidad y efectividad de un muro fronterizo, mientras que grupos de inmigración sostienen que no detendrá el flujo de cruces ilegales y que dañará las relaciones bilaterales.