Mundo

Calles de Baltimore en calma tras primera noche de toque de queda

Tras el fin de las siete horas de restricción de movimientos a las 05:00 horas, tiempo local, los colegios se preparaban para reabrir sus puertas; el comisionado Anthony Batts dijo que alrededor de la medianoche que solo hubo 10 arrestos.
Reuters
29 abril 2015 10:4 Última actualización 29 abril 2015 10:9
Baltimore (Reuters)

Pero el comisionado Anthony Batts dijo a periodistas alrededor de la medianoche que solo hubo 10 arrestos. (Reuters)

BALTIMORE. - La mayoría de las calles de Baltimore estuvieron tranquilas durante la noche, con pocos arrestos reportados durante el toque de queda impuesto tras la última ola de disturbios provocada por la ira contra la muerte de hombres negros a manos de policías.

Poco después del comienzo del toque de queda en la noche del martes, policías antidisturbios dispararon balas de goma y gas lacrimógeno contra unos cientos de manifestantes congregados frente a una farmacia que fue consumida por las llamas.

Pero el comisionado Anthony Batts dijo a periodistas alrededor de la medianoche que solo hubo 10 arrestos y agregó que "el toque de queda está funcionando".


Tras el fin de las siete horas de restricción de movimientos a las 05:00 horas, tiempo local, los colegios se preparaban para reabrir sus puertas.

El cierre se había decretado por la explosión de violencia que se vivió tras el funeral del lunes de un hombre afroamericano que murió el 19 de abril por una herida en la columna vertebral, sufrida mientras estaba bajo custodia policial una semana antes.

La muerte de Freddie Gray, de 25 años, reanimó el movimiento nacional contra el uso de la fuerza letal por parte de la policía, que surgió después de que oficiales mataron a hombres negros desarmados el año pasado en Ferguson (Misuri), Nueva York y otras partes del país.

Miles de policías y efectivos de la Guardia Nacional patrullaron las calles de Baltimore durante la noche y estaba previsto que el toque de queda siguiera vigente seis noches más.

En una decisión poco habitual, el partido de la Liga de Béisbol entre Baltimore Orioles y Chicago White Sox se jugará el miércoles como estaba previsto, pero sin público.

El martes, Baltimore, a solo 64 kilómetros de la capital, Washington, vio escenas de reconciliación, limpieza e, incluso, celebración, al igual que más protestas.

El día antes fueron saqueadas tiendas, incendiados 19 edificios, 20 agentes resultaron heridos y la policía arrestó a más de 250 personas.

El martes en Chicago, unas 500 personas se manifestaron frente a la sede central de la policía y marcharon en solidaridad con la gente de Baltimore, cantando "Paren la violencia policial". Hubo al menos un detenido, pero el acto fue en su mayor parte pacífico.

Los medios locales informaron que dos personas resultaron heridas por la noche tras un tiroteo en Ferguson, durante una protesta cerca de donde el adolescente negro Michael Brown fue abatido a tiros por la policía en agosto. No quedó claro si el incidente tuvo relación con la manifestación.