Mundo

California emitirá licencias a inmigrantes a partir del 2 de enero

Autoridades de California esperan emitir durante los primeros 3 años, al menos 1.4 millones de licencias; los documentos tendrán etiquetas para diferenciarlas entre las que se entregan a ciudadanos estadounidenses y a residentes legales.
AP
26 diciembre 2014 13:1 Última actualización 26 diciembre 2014 13:2
Niños migrantes

[La proveedora china recibió apenas la licencia 4G lo que abre camino para distribuir el dispositivo de Apple./Bloomberg]

LOS ANGELES. Mientras decenas de miles de inmigrantes no autorizados se preparan para solicitar la licencia de conducción en California a partir del 2 de enero, a otros se les pide que lo piensen dos veces.

Defensores de los inmigrantes dicen que la mayoría debe recibir la licencia sin problemas, pero advierten que cualquiera que la haya obtenido anteriormente con un nombre falso o el número del Seguro Social de otra persona hable primero con un abogado.

Lo mismo se aplica a inmigrantes con orden de deportación o antecedentes penales porque las autoridades tienen acceso a la información del Departamento de Vehículos durante una investigación.

El estado espera que 1.4 millones de inmigrantes soliciten la licencia en los primeros tres años. Los defensores no ven que surjan muchos problemas y dicen que California ha aprendido lecciones de otros estados con programas similares.

Las advertencias no buscan disuadir a los inmigrantes de pedir licencias de conducir, las que más bien les harán la vida más fácil, especialmente porque en la actualidad muchos son vulnerables a recibir multas o tener confiscado su vehículo por el sólo hecho de ir a trabajar o llevar los niños a la escuela.

"Para la gran mayoría de los inmigrantes, tener una licencia de manejar es una buena decisión", dijo Alison Kamhi, abogada del Immigrant Legal Resource Center. "Al mismo tiempo, creo que es importante que la gente esté consciente de que hay cierto riesgo".

El estado más poblado del país empezará a emitir licencias de conducir a los inmigrantes no autorizados a fin de mejorar la seguridad vial y disipar los temores de los inmigrantes al momento de llevar el volante. La magnitud del programa de California es mucho mayor a la de otros estados como Nevada, Colorado e Illinois.

El estado espera poder evitar los problemas que hubo en otras regiones, como largas esperas y alta proporción de desaprobados en la prueba de conducir, mediante la contratación de más personal, la actualización de los textos usados para practicar para el examen y la organización de 180 talleres en los que se le enseñará a los inmigrantes lo que deben hacer para solicitar el documento.

Además, California exigirá a todos los candidatos fijar una cita y aceptará a solicitantes sin previa cita sólo en cuatro oficinas nuevas.

Se estima que en California en los próximos tres años 1.4 millones de personas solicitarán licencias de conducir, que tendrán etiquetas que las distingan de las licencias emitidas a ciudadanos estadounidenses y a residentes legales. Las autoridades dicen que no saben si habrá un aumento súbito de pedidos inicialmente, pero la cantidad de personas que fijaron citas para pedir licencias más que se duplicó a 379 mil en las primeras dos semanas.