Mundo

Caen 60 personas por pornografía infantil en operativo internacional

Con la "Operación Sin Fronteras" en el que fueron ejecutadas 97 órdenes de cateo en países de América Latina, Estados Unidos y Europa contra la pornografía infantil, cerca de 60 personas fueron detenidas y fueron puestas en resguardo tres niñas.
AP
13 diciembre 2015 18:31 Última actualización 13 diciembre 2015 18:31
Guardería ABC

Autoridades de varios países ejecutaron órdenes de cateo en un operativo contra la pornografía infantil. (Cuartoscuro)

Un total de 60 personas han sido detenidas en un operativo multinacional contra la pornografía infantil que conllevó acciones simultáneas en 12 países, la mayoría de América Latina pero también en Estados Unidos y España, informaron las autoridades.

El gobierno federal mexicano indicó el domingo en un comunicado que en el marco de la acción denominada "Operación Sin Fronteras" fueron ejecutadas a la vez 97 órdenes de cateo en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, España, Estados Unidos, Guatemala, México, Paraguay, Uruguay y Venezuela, que derivaron en la detención de 60 probables responsables de pornografía infantil y en la atención y resguardo de cuatro posibles víctimas.

La operación se realizó gracias al trabajo coordinado entre Interpol, Argentina, la Brigada Investigadora del Cíber Crimen (BRICIB) de Chile, la Oficina del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos, la Comisión Nacional de Seguridad de México y la PGR mexicana, que participaron en la operación que pretendía romper las estructuras dedicadas a la distribución de material pornográfico infantil a través de internet.

En México, hubo acciones en los estados de Baja California, Jalisco, Estado de México, Nuevo León y Veracruz, así como en la Ciudad de México, y se detuvo a ocho personas que supuestamente habrían compartido imágenes y videos de carácter pedófilo a través de la red.

Como resultado, las autoridades lograron poner en resguardo a tres niñas de nueve, 14 y 15 años que presuntamente eran utilizadas por familiares cercanos o vecinos para obtener imágenes pornográficas que luego eran difundidas en sitios de internet, correos electrónicos y redes sociales.

En los cateos fueron asegurados diversos equipos de cómputo y de telefonía celular que al parecer eran empleados para el envío y almacenamiento de las fotografías y videos.