Buscan ampolleta de toxina que envenenó a dos británicos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Buscan ampolleta de toxina que envenenó a dos británicos

COMPARTIR

···

Buscan ampolleta de toxina que envenenó a dos británicos

La policía cree que la pareja pudo haber entrado en contacto con una ampolleta u otro objeto contaminado y desechado en un lugar público luego del ataque contra el exespía ruso.

06/07/2018
Salisbury, Gran Bretaña.
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

AMESBURY.- La policía británica registraba este viernes varias secciones de Salisbury y Amesbury, en el suroeste de Inglaterra, en busca de una pequeña ampolleta que se teme está contaminada con restos de la mortífera neurotoxina Novichok.

Más de 100 agentes buscaban pistas en el intento por comprender cómo dos residentes quedaron expuestos al agente neurotóxico que fue producido en la extinta Unión Soviética durante la Guerra Fría.

La policía cree que la pareja pudo haber entrado en contacto con una ampolleta u otro objeto contaminado y desechado en un lugar público luego de un ataque con el químico neurotóxico en marzo contra el exespía ruso Sergei Skripal y su hija, Yulia, en Salisbury. Las autoridades británicas culpan a Rusia del envenenamiento de los Skripal, pero el Kremlin lo niega.

El estado de las dos nuevas víctimas -Dawn Sturgess, de 44 años y Charlie Rowley, de 45- es crítico y estaban hospitalizados el sábado luego de caer enfermos con horas de diferencia entre sí. Al principio las autoridades pensaron que había sido una reacción negativa a algún fármaco.

Ben Jordan, un amigo, describió a Rowley como un recolector de basura que recogía restos de cigarrillos del piso y que con frecuencia hurgaba los basureros afuera de las tiendas de beneficencia en busca de algo que pudiera utilizar o vender.

"Cualquier cosa para vender, sobrevivir, usar", dijo Jordan. "Lo que la tienda de beneficencia no quiere, él la arreglará, venderá o utilizará él mismo".

Sus hábitos plantean la posibilidad de que Rowley pudiera haber recogido algún receptáculo contaminado mientras rebuscaba en la basura.

Los expertos dicen que unos cuantos miligramos del líquido inodoro Novichok bastan para matar a una persona en cuestión de minutos. El problema es hallar el residuo antes de que envenene a alguien más.

Policías con trajes protectores especiales y aparatos para respirar realizaban una búsqueda extensa en la casa para gente sin hogar John Baker en Salisbury, donde Sturgess vivía antes del envenenamiento.

Los residentes del lugar han sido enviados a otras viviendas mientras continúa la búsqueda.

Los científicos dicen que no hay forma fácil de utilizar la tecnología para ubicar el recipiente del Novichok. En lugar de eso, tendrá que hacerse una laboriosa búsqueda física.