Mundo

Brigitte Macron gozará de estatuto informal de primera dama

Tras el rechazo de los franceses a un estatuto oficial, la presidencia anunció que la primera dama tendrá un rol público, definido por una carta de transparencia que especificará sus misiones y recursos.
AFP
21 agosto 2017 8:46 Última actualización 21 agosto 2017 9:20
Brigitte y Emmanuel Macron

(Reuters)

PARÍS.- Brigitte Macron, la popular esposa del presidente francés Emmanuel Macron, representará al país y llevará a cabo obras de caridad, pero no gozará del estatuto oficial de primera dama, reveló la presidencia.

Emmanuel Macron había propuesto durante la campaña presidencial crear en Francia un estatuto oficial de primera dama pero renunció a esta idea ante una petición en contra que reunió más de 300 mil firmas en tres semanas.

La exprofesora de secundaria de 64 años, que estuvo omnipresente durante toda la campaña presidencial, asumirá no obstante un rol público, definido por una carta de transparencia que especificará sus misiones y recursos.

Contará con dos asesores presidenciales y una secretaria, todo esto financiado dentro del presupuesto de la presidencia.

"No se trata de un estatuto jurídico sino de un compromiso, que se aplicará solo a Brigitte Macron durante el mandato de Emmanuel Macron", dijo el equipo de la esposa del presidente.


En Francia no está definido oficialmente el marco de acción del cónyuge del jefe de Estado ni los recursos de los que dispone.

No obstante, en la práctica, hace tiempo que cuentan con despacho, colaboradores y un servicio de protección dependientes del presupuesto del Elíseo.

Brigitte Macron, una guapa rubia de ojos azules, muy popular en Francia, dijo en su primera entrevista publicada la semana pasada en la revista Elle que asumirá "plenamente" su rol público pero con mayor transparencia que otras mujeres de anteriores presidentes.

"Como todas aquellas que me precedieron, asumiré mi rol público, pero los franceses sabrán cuáles son los recursos puestos a mi disposición", dijo esta mujer que suscita mucho interés en Francia y en el extranjero por su inusual historia de amor con su esposo y exalumno, 25 años menor que ella.