Brasil entra en el caos por huelga camionera
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Brasil entra en el caos por huelga camionera

COMPARTIR

···

Brasil entra en el caos por huelga camionera

Al menos en 18 de los 27 estados brasileños se registran bloqueos por los 250 mil camiones que continúan parados en las vías rápidas, entre ellos Sao Paulo y Río de Janeiro.

Redacción
30/05/2018

La huelga de camioneros en Brasil entró en su noveno día y el caos sigue en el país, pese a la decisión del gobierno de subsidiar el costo del diésel durante 60 días, con la paralización de al menos diez aeropuertos por falta de combustible y la cancelación de 270 vuelos, causando pérdidas en el sector por diez millones de dólares diarios.

Al menos en 18 de los 27 estados brasileños se registran bloqueos por los 250 mil camiones que continúan parados en las vías rápidas, entre ellos Sao Paulo y Río de Janeiro, causando graves problemas de abastecimiento de alimentos y combustibles.

Diez aeropuertos del país no tienen combustible, por lo que las aeronaves que llegan sólo pueden volver a despegar si tienen reservas suficientes en sus depósitos. Asimismo, las filas en las gasolineras de las principales ciudades que tienen combustible son kilométricas, con varias horas de espera desde la madrugada para poder abastecer automóviles, motocicletas y camionetas en un país que depende enormemente del transporte privado.

En Río de Janeiro, militares tuvieron que escoltar durante la madrugada a 300 camiones con alimentos frescos para poder suministrar a supermercados y mercados, porque los precios de algunos alimentos, como la papa o los plátanos, se habían triplicado por causa del paro.

De manera paulatina se van restableciendo los servicios públicos de transporte gracias a la escolta de la policía a los camiones que salen de las refinerías hacia las gasolineras.

En Sao Paulo, la mayor ciudad del país con 20 millones de habitantes, el servicio de autobuses municipales funcionaba en 60 por ciento, mientras en Río de Janeiro se restableció el servicio.

El paro comenzó a pasar factura al gobierno del presidente Michel Temer, hundido en las encuestas de popularidad antes del movimiento con cerca del 6 por ciento de aprobación, y que ahora es acusado de debilidad a la hora de dirigir el país hasta diciembre, cuando termina su mandato.

El presidente y el director de Petrobras, Pedro Parente, tardaron en reaccionar al paro y dijo que no bajaría los precios del diésel, pero al final lo hicieron, ante el poder del sector camionero que mueven 60 por ciento de mercancías del país.