Bombardeo en provincias shiíes de Irak dejan 24 muertos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Bombardeo en provincias shiíes de Irak dejan 24 muertos

COMPARTIR

···
Mundo

Bombardeo en provincias shiíes de Irak dejan 24 muertos

14/07/2013

Reuters
 
Basora, Irak.- Una serie de explosiones de bombas en provincias iraquíes de población mayoritariamente shií dejó el domingo al menos a 24 personas muertas, dijeron policías y médicos.

La violencia es parte de una campaña sostenida de ataques de milicianos este año que han generado temores de un mayor conflicto en un país donde kurdos, shiíes y suníes aún deber hallar un acuerdo estable para compartir el poder.

Un atacante suicida con bomba mató al menos a cuatro personas en una mezquita shií en el pueblo de Mussayab, y un coche bomba estalló en un concurrido mercado de la ciudad de Kut dejando cinco personas muertas, dijeron médicos y la policía.

Tres bombas estallaron en una rápida sucesión cerca de la sede central de un partido político shií en el sureño centro petrolero de Basora, a 420 kilómetros al sudeste de Bagdad, dejando al menos ocho personas muertas, dijo la policía.

"Cuando ocurrió la primera explosión, corrí para evacuar a las víctimas. Vi dos o tres cuerpos quemados antes de que la policía me pidiera que retrocediera", dijo un hombre que se identificó sólo como Alaa. "Cuando la policía me obligó a alejarme, ocurrió la segunda explosión", agregó.

Dos coches bomba estallaron en un mercado en Nassiriya, a 300 kilómetros al sudeste de Bagdad, matando a dos personas. Otro coche bomba dejó cuatro personas muertas en un concurrido mercado en la ciudad de Kerbala, 80 kilómetros suroeste de Bagdad, dijo la policía.

No estaba claro quien está detrás de las explosiones del domingo, pero insurgentes islamistas suníes, incluido el Estado Islámico de Irak -asociado a Al Qaeda-, han estado recuperando fuerza en los últimos meses, dijeron fuentes de seguridad.

Las tensiones sectarias han sido exacerbadas por la guerra civil en la vecina Siria, que se está convirtiendo rápidamente en una guerra de poder en la región, atrayendo a combatientes suníes y shiíes de Irak y otros países para luchar por bandos opuestos en el conflicto.

El sábado, dos bombas cerca de mezquitas suníes en Bagdad dejaron al menos 23 personas que habían acudido a orar después del final del ayuno diario del mes sagrado de Ramadán.

Más de 300 personas han muerto hasta el momento en julio, según el grupo "Iraq Body Count".

La inestabilidad ha generado temores de un regreso a un conflicto civil abierto, aunque la violencia aún está muy por debajo los niveles que alcanzó durante del apogeo de la matanza sectaria entre 2006-2007, cuando la cifra de muertos al mes a veces superaba las 3,000 personas.