Mundo

Berlusconi trabajará con enfermos de Alzheimer para pagar condena

A fin de evitar la cárcel tras ser condenado por fraude fiscal, el ex primer ministro de Italia ofrecerá a partir del 9 de mayo, 10 meses y medio de servicios comunitarios en un asilo para ancianos en Milán.
Notimex
30 abril 2014 10:27 Última actualización 30 abril 2014 12:50
[Silvio Berlusconi / Foto: Bloomberg] 

[Silvio Berlusconi / Foto: Bloomberg]

ROMA.- El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi ayudará a personas con Alzheimer en el asilo para ancianos en el que prestará servicios a la comunidad, en alternativa a la pena carcelaria a la que fue sentenciado por fraude fiscal.

Paolo Pigni, director general del asilo Sagrada Familia, de la localidad de Cesano Boscone, en Milán, anunció a la prensa que Berlusconi, de 77 años, comenzará a trabajar en esa estructura a partir del 9 de mayo.

“Berlusconi no realizará una actividad de diversión o relajamiento y no estará en las oficinas, sino que entrará en contacto con sufrimientos y situaciones que podrán enriquecerlo”, declaró Pigni.

Tras una reunión de una hora con la directiva del asilo de la Sagrada Familia, Berlusconi dijo tener plena disponibilidad al proyecto en el que estará ocupado un día a la semana durante los próximos 10 meses y medio, declaró Pigni.

Berlusconi fue condenado el pasado 1 de agosto a cuatro años de cárcel por fraude fiscal en la compraventa de los derechos televisivos de su empresa Mediaset; sin embargo,  debido a su edad y a la ley del indulto, la pena le fue rebajada a 10 meses y medio de servicios comunitarios.

Las modalidades con las que purgará la sentencia han sido criticadas por presunto favoritismo y por el hecho de que no se le impide participar en la campaña electoral de su partido, Forza Italia, de cara a las elecciones europeas del próximo 25 de mayo.

En tanto, los magistrados del Tribunal de Vigilancia confirmaron que analizan las últimas declaraciones de Berlusconi contra el poder judicial.

El expremier califica como “una monstruosidad” y “un golpe de Estado” la sentencia por fraude fiscal que lo condenó a pagar más de 500 millones de euros a la holding CIR, a la que en los años 90 sustrajo el control de la editorial Mondadori tras corromper a varios jueces.

El Tribunal de Vigilancia le había advertido que en caso de mantener sus ataques contra la magistratura le serían revocados los servicios a la comunidad por el arresto.